Informan que 99% de asuntos en tribunales militares corresponden a deserciones

El Teniente coronel de Justicia Militar, Salvador Candelario Cruz, fue el invitado en la sesión del Colegio de Abogados de Tijuana. Fotografía: Cortesía

Redacción/Infobaja

Tijuana.- El grueso de los asuntos que se llevan en los tribunales militares tiene que ver con deserciones por parte del personal que se desempeña en las distintas áreas del Ejército, indicó el  Teniente  coronel de Justicia Militar, Salvador Candelario Cruz, juez militar de control de la II Región Militar con sede en Tijuana.

Durante su participación en la reunión del  Colegio de Abogados de Tijuana, presidida por Rafael Maurizio Cruzmanjarrez García, precisó que en lo que van del año llevan atendidos alrededor de 450 causas, de las cuales el 99 por ciento corresponden a deserciones.

Añadió que del total de estos casos, sólo retorna a sus funciones el diez por ciento de los militares, quienes reciben un castigo de tres meses de prisión como término promedio, y ya de dictarse sentencia, se hace una individualización de la pena, que  puede ser  mínima a  dos meses o un procedimiento abreviado de un mes de prisión.

Puntualizó que una deserción se da cuando el personal militar tiene una inasistencia en la unidad a la cual está asignado por más de tres días de manera injustificada, que generalmente se da cuando salen de vacaciones, por no conseguir el pasaje a tiempo o, por aspectos relacionados a la maternidad de su esposa, entre otros.

Los otros asuntos que llevan en los tribunales militares, son casos de insubordinación, abandono de servicio, abuso de autoridad  e infracción de deberes militares,  por citar algunos, detalló el juez militar de control de la II Región  Militar, con sede en Tijuana.

Opinó que el prescindir del servicio del personal del Estado Mayor Presidencial, como lo estableció el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, sería un gran riesgo.

“Todas las personas tenemos derecho a la seguridad, tratándose de nuestros mandatarios con mayor razón, por lo que si en este contexto no fuera posible proporcionarles la seguridad a nuestros mandatarios creyendo que no va a pasar nada, me parece una posición difícil de entender de mi parte”, señaló. “En mi punto de vista me parece riesgoso que se va suprimir al Estado Mayor Presidencial”.

Planteó que es vital que el ejecutivo federal cuente con un grupo especializado encargado de vigilar su seguridad, dada la responsabilidad al ser el máximo representante de la comunidad.