Influye Era del Sexto Sol en balance de energía

TIJUANA.- Presentar una innovación bajacaliforniana con potencial para cambiar el modelo energético y la sustentabilidad en la región, en México y el mundo ante la amenaza del fin de los recursos naturales e hidrocarburos, es el objetivo de la empresa LDSS, “La era del Sexto Sol”, cuyo proyecto este día se presentó en el Segundo Encuentro Tijuana Innovadora 2012. 

Durante la conferencia “Sustentabilidad Energética”, el fundador de INOV Energía y co-fundador de LEDSS, Eduardo Oviedo González, manifestó que es una realidad que un día terminará para siempre el recurso petróleo del subsuelo, lo que representará un retroceso de cientos de años en nuestro estilo de vida.

Preocupados ante un panorama de esta naturaleza, fue como se creó el centro de desarrollos estratégicos LEDSS, cuyo nombre fue inspirado por las predicciones del Calendario Maya que habla sobre el próximo final del Quinto Sol.

Esta era, agregó, representa a los miles de años que ha tenido la humanidad en depredar los recursos naturales, un modelo que ya se está agotando y que por lo mismo ya no es viable; sin embargo, el proyecto creado la empresa bajacaliforniana, la Era del Sexto Sol, llega en un momento clave para influir en el balance de la energía que usamos día a día para vivir.

El modelo, que opera a través de un sistema automatizado, se encuentra en un centro especializado entre esta zona de la región y la ciudad de Ensenada, “es una zona que se caracteriza por tener poca lluvia, pocas y explotadas fuentes de agua dulce, mucha tierra, desiertos y zonas áridas… pero mucho sol”.

Y es precisamente la abundancia de este último elemento el que permitirá llegar a tener una región autosustentable, dejando de utilizar la energía y los recursos naturales finitos, para tratar de arribar al punto donde ya no se va a comprometer la existencia de las futuras generaciones.

El problema principal de esta región, es el agua, el 80% de la cual proviene de la fuente del Río Colorado y esta zona ya no permite la perforación de más pozos, debido a la sobreexplotación, sentenció.

Panoramas como los altos costos de producción del agua, así como la sobreexplotación de los mantos acuíferos en el Valle de San Quintín, han vuelto viable el proyecto de vitroinvernadero, una protección para los productos agrícolas, que minimiza las condiciones del desierto y quita la dependencia del agua dulce a la producción.

El innovador explicó que ya se han llevado a cabo proyectos a pequeña y mediana escala para poder crear la primera hectárea de la planta piloto demostrativa, para llevar los vitroinvernaderos a los sistemas productivos de la región.

“Este invento tiene la capacidad de darle agua y comida a la población, de crear oasis en medio del desierto, combatir y revertir el calentamiento solar y brindar trabajo digno y bien remunerado a los habitantes de esta región, y se trata de una innovación hecha en Tijuana”, expuso.