Industria cevecera se manifiesta contra el consumo de alcohol en menores

Redacción/Infobaja

Ciudad de México.- Cerveceros de México lleva a cabo el «Día del Consumo Responsable” como lo ha realizado desde hace ya cinco años. Según datos de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017, la edad de inicio de consumo de alcohol es a los 12 años. Por tal motivo, la industria cervecera tiene el firme compromiso trabajar para que exista CERO tolerancia al consumo y venta de alcohol por menores de edad y hacer un cambio en esta realidad.

De acuerdo a un estudio antropológico que realizó Cerveceros de México junto con Bitácora Social, hoy en día el consumo de alcohol por menores de edad es culturalmente aceptado. Aunado a esto, los adolescentes identifican las posibilidades y oportunidades que tienen para tomar alcohol y lo relacionan con amistades y momentos cruciales en su empatía social. Es aquí en donde se encuentra el peligro y en donde necesitamos hacer un mayor esfuerzo como sociedad para brindar diversas opciones que les permitan definir su personalidad y que no sea a través del alcohol.

A la par, la industria cervecera capacita de manera constante a su fuerza de ventas para que en punto de venta (tiendas, restaurantes, autoservicios) no se venda ni una bebida alcohólica sin pedir identificación. El Artículo 220 de la Ley General de Salud señala que en ningún caso y de ninguna forma se podrán extender o suministar bebidas alcoholicas a un menor de edad. La violación a esta disposición es equiparable con el delito de corrupción de personas menores de dieciocho años.

“La comunidad cervecera de México tiene el firme compromiso de Cero tolerancia al consumo y venta de alcohol a menores de edad. No queremos un solo peso que provenga del bolsillo de un menor y hacemos un llamado a la sociedad para que todos unidos seamos parte de la solución. Cuando un menor de edad consume alcohol está afectando su desarrollo físico, emocional y social. Y es responsabilidad de los adultos cuidarlo”, comenta Margarita García, Directora de Comunicación y Responsabilidad Social en Cerveceros de México.

A continuación, se enlistan 5 acciones que realiza la Cámara en el marco del “Día del Consumo Responsable” para que los niños y adolescentes de México no tomen alcohol:

1.- Hablar del tema

Desde hace 5 años, Cerveceros de México ha puesto sobre la mesa el tema de la venta y del consumo de alcohol por menores de edad, de los peligros y consecuencias de este consumo, así como de las distintas maneras de evitarlo. Abordar el tema en los medios de comunicación, en plataformas digitales y con la sociedad en general es el primer paso para buscar en conjunto las soluciones.

2.- Guía para las familias de hoy

Gracias al trabajo de especialistas como psicólogos, médicos, sociólogos, comunicólogos, se elaboró una guía para padres de familia, o familiares que tienen contacto con un menor de edad. Está guía incluye información relevante de cómo se absorbe el alcohol en el cuerpo y consejos sobre cómo abordar con los hijos el tema del consumo de alcohol. Al día de hoy se han entregado 130,000 guías, la cual es gratuita y descargable aquí.

3.- Voluntarios

Todos los colaboradores de la industria cervecera se han sumado para comunicar el mensaje y ser parte de la solución. El compromiso es de cada uno de los y las integrantes de esta industria que trabaja para tener un mundo mejor.

4.- Comunicación preventiva en puntos de venta

Se ha realizado comunicación continua en los puntos de venta para que se pida identificación en la venta de cualquier bebida alcohólica, la cual se ha reforzado a través de materiales de comunicación para que se coloque en un lugar visible dentro de cada establecimiento. En Modeloramas y Six se implementó un sistema para que en la compra de una bebida alcohólica aparezca un pop up que recuerde que se debe pedir identificación.

5.- Campaña “No es un problema menor”

Este año, la comunidad cervecera reafirma su compromiso e implementó durante todo el mes de septiembre su campaña de comunicación “No es un problema menor”, que ejemplifica las consecuencias que existen si un menor de edad toma alcohol, como una congestión alcohólica o que clausuren una tienda por venderle alcohol a un menor de edad.