Inauguran Sunrise Powerlink como ‘La súper carretera de Energía Verde’

SAN DIEGO.- El gobernador de California, Edmund G. Brown, junto con Debra L. Reed, directora ejecutiva (CEO) de Sempra Energy, Jessie J. Knight, Jr. director ejecutivo (CEO) de San Diego Gas & Electric (SDG&E por sus siglas en inglés) y otros dignatarios estatales y locales, se reunieron en la zona este del condado de San Diego para inaugurar oficialmente la línea de transmisión Sunrise Powerlink.

La ceremonia de dedicación, que incluyó a representantes de la Comisión Regulatoria de Energía Federal y la Comisión de Servicios Públicos de California, así como dirigentes comunitarios representando a la ciudad y al condado de San Diego, se llevó a cabo en la nueva subestación Suncrest de SDG&E, una infraestructura eléctrica innovadora y componente clave de Sunrise Powerlink.

La nueva línea de transmisión eléctrica Sunrise Powerlink de 500 kilovatios y 117 millas de largo, llevará energía limpia de zonas en desarrollo solares y eólicas en California del Valle Imperial a San Diego, permitiendo a SDG&E incrementar para el 2020 la cantidad de energía renovable que entrega a un 33 por ciento, una iniciativa ambiental clave para California.

En los últimos años, SDG&E ha firmado ocho contratos de energía por más de 1,000 megavatios de energía solar y eólica en el condado de Imperial, solidificando el compromiso de la empresa de expandir su portafolio de renovables al 33 por ciento. Dos de estos proyectos de energía renovable ya están en construcción.

“Aparte de asegurar la confiabilidad eléctrica en la región, la línea Sunrise Powerlink ayudará a SDG&E a cumplir con las metas ambiciosas en materia de energía renovable del gobernador Brown y del estado”, dijo Reed de Sempra Energy.

“La línea permitirá el desarrollo de nuevos proyectos solares y eólicos en el Valle Imperial y la zona este de San Diego para entregar a nuestros clientes”.

Después de un proceso integral de revisiones y permisos ambientales que duró cinco años, SDG&E puso la primera piedra del proyecto en diciembre de 2010.

Al reducir el tiempo de construcción de 24 meses a tan solo 18, SDG&E fue capaz de terminar el proyecto a tiempo para ayudar a la región con las demandas energéticas de verano.

El 17 de junio, la línea de transmisión fue electrificada en su totalidad y el control fue oficialmente transferido al controlador estatal de la red de transmisión estatal, el Sistema Independiente Operativo de California (Cal-ISO)

“Aunque Sunrise Powerlink servirá en un futuro cercano como un conducto principal de la energía renovable, mientras esos proyectos solares y eólicos se van construyendo y poniendo en servicio, esta línea de transmisión está dando beneficios reales a esta región ahora", dijo Knight de SDG&E.

“Con una gran planta eléctrica fuera de servicio actualmente al sur de California, la línea Sunrise Powerlink está jugando un papel clave al asegurar la confiabilidad eléctrica y aliviar la falta potencial de suministro energético”.

La línea Sunrise Powerlink consiste de más de 110 millas de 500 kilovatios por líneas aéreas y 230 kilovatios de torres y líneas de transmisión, seis millas de cableado bajo tierra de 230 kilovatios y una subestación de transmisión de 500 kilovatios en 40 acres.

Durante la construcción, las cuadrillas de SDG&E se apegaron a algunos de los requerimientos ambientales más rigurosos jamás puestos en un proyecto para línea de transmisión en la historia de California.

Más de 350 medidas de mitigación fueron observadas y reforzadas durante la construcción, incluyendo jornadas especiales para construcción, evitando la temporada de nacimientos de crías de los borregos cimarrones y nidadas de las águilas doradas.

Para proteger el ambiente y reducir el número de caminos de acceso, SDG&E utilizó helicópteros para colocar casi tres cuartas partes de las estructuras para las torres.

Tomó más de 30,000 horas de vuelo para terminar la extremadamente difícil construcción aérea; todo esto sin un solo incidente de seguridad de importancia. La construcción tuvo una duración de aproximadamente 5 millones de horas de trabajo.

En el proceso, SDG&E registró un impresionante récord de seguridad, dada la escala del proyecto de construcción.

“El récord de seguridad para la línea Sunrise Powerlink superó en más de un 50 por ciento para proyectos de construcción similares que el promedio nacional de la industria energética; un testimonio de la dedicación y compromiso para la seguridad de nuestros empleados", agregó Knight.

SDG&E es un servicio público regulado que proporciona servicio de energía segura y confiable a 3.6 millones de consumidores a través de 1.4 millones de medidores eléctricos y más de 850,000 medidores de gas natural en los condados de San Diego y el sur de Orange. El área de servicio abarca 4,100 millas cuadradas.

SDG&E está comprometido a crear formas para ayudar a nuestros clientes a ahorrar energía y dinero todos los días. SDG&E es subsidiaria de Sempra Energy (NYSE: SRE), un conglomerado de empresas de servicios de energía listada en Fortune 500 y basada en San Diego. Para más información sobre la línea Sunrise Powerlink, visita la página de photo y video del proyecto.