Homenaje a Tomlinson

Por Dante Lazcano

Uno nunca entenderá lo irónica o paradójica que puede ser la vida pues ahora que los del rayo se encuentran metidos en la peor crisis de resultados desde el 2003, este fin de semana la directiva le rendirá un más que merecido homenaje a LaDainian Tomlinson, corredor del equipo sandieguino que jugó por espacio del 2001 al 2009.

 

Hablar de los múltiples records que el excorredor que estableció con los del rayo sería interminable, que si bien es justo, por otro lado, lejos de hacer leña del árbol caído no puedo dejar de mencionar que en el 2008 simplemente se hizo a un lado y no ayudó al equipo durante la final de conferencia por una lesión en la rodilla, es de esas imágenes que quisiéramos borrar.

Sin embargo, de los momentos icónicos que se pudieron haber vivido en el estadio Qualcomm o por la televisión cuando jugaba de gira, fue cuando a los Broncos de Denver, con una corrida “offtacle” de lado izquierdo, llegó a la zona de anotación por vigésimo novena ocasión en la temporada estableciendo una marca que sigue sin que nadie siquiera se le acerque.

En mi caso lo seguiré diciendo que el momento que más le recordaré fue cuando en la jornada de apertura de la temporada 2001 ante Pieles Rojas de Washington le corrió para más de 150 yardas y anotó una vez, simplemente fui testigo de cómo una estrella nacía, era apenas su primer partido como profesional.

Tengo que confesar que realmente lamenté la partida de LT, pues pese al arrojo que mostró Philip RIvers en aquel juego de campeonato, el verdadero líder del vestuario era el corredor número 21 y lo que se vive actualmente es la prueba que no hay líderes en el vestuario.

No nos dimos cuenta que en San Diego tuvimos a un jugador del calibre de Michael Jordan, lamentablemente nunca pudo ganar un campeonato pese a que en el 2006 y 2007 se tuvo a un equipo como para conseguir un bicampeonato.

Nunca olvidaré en el 2003, cuando el equipo estaba en medio de un proceso de construcción, el Qualcomm se vistió de negro y plata para un juego ante el odiado rival como los Raiders de Oakland. Tomlinson dijo que él entendía lo que una rivalidad significa pues al venir de Texas nadie se lo podría contar, por lo mismos es que se juró que mientras jugara nunca se volvería a sentir como un extraño en casa.

Seguramente si siguiera jugando aquí se hubiera retorcido de ver cómo este  año ante Pittsburgh, Raiders o hasta Chicago, el estadio albergó a más seguidores de esos equipos que los que fueron a apoyar a los Chargers, y vaya que no hablo de la temporada anterior cuando vinieron los tramposos Patriotas o los Broncos de Denver.

En el 2003 el equipo terminó con marca de 4-12, un año después la marca la revirtieron y se metieron a la postemporada luego de no hacerlo desde 1995.

En este momento, por diversos factores como lesiones, malas decisiones y si usted quiere hasta mala suerte, el equipo compila una foja de 2-7,  no veo cómo reviertan la tendencia y en gran medida porque no hay un LT en el roster ni un Marty Schottenheimer en las líneas laterales.

 

dlazcano@infobaja.info

twitter@dlazcano