Hipocresía de Netflix y absurdos telenoveleros de Televisa

Por El Recomendador

1.- El dilema de las Redes sociales. Documental con el que Netflix se muerde la lengua al denunciar precisamente lo que dicha compañía hace. Personas que trabajaron para las redes Facebook, Google, Instagram y otras denuncian la labor de las redes sociales, su poder de manipulación sobre las personas, fenómeno que cada día empeora más. Se indignan de que el dinero domine en esas redes y tenga una repercusión incluso criminal. Cómo tales redes hacen a sus víctimas esclavas de cualquier preferencia que quieran crear artificialmente los poderosos con tal de que paguen.

Denuncian la destrucción de la privacidad, de la verdadera libertad y de la democracia. Atentan contra la seguridad de las naciones y la libertad de la audiencia. La eficacia de tales redes para el mal que se denuncia la hacen depender del afán irrestricto de ganar dinero y de servir con cualquier clase de manipulación canalla a solicitud de los que mejor paguen. Que valiéndose de algoritmos se vayan apoderando de las personas induciéndolas a las preferencias que les son solicitadas y pagadas. Netflix no se muerde la lengua porque ella misma se vale de algoritmos para manipular a los auditorios con diversas escandalosas tendencias humanas:

1.- Las bajas pasiones, como el voyerismo sexual y una crueldad paranoica. 2.- El sensacionalismo de la violencia, del escándalo, y de la postergación infinita de los relatos para agrandarles su duración y su suspense de manera tan artificial, hasta hacerlos inverosímiles, y llenarlos de un sinnúmero de absurdos.

3.- La imposición de la ideología de género elogiando y exhibiendo homosexualidades de todos los tipos y propiciando inclusive pederastia de niñas de once años en algunas de sus series. 4.-La falta de respeto total a la moral social y a las convicciones religiosas de la gente a la que insultan y ridiculizan con frecuencia. Así que, si alguien manipula al Auditorio por dinero y sin pensar en el incremento de la creatividad verdaderamente artística es Netflix, compañía que según la crítica internacional: cae en las trampas que denuncia, incluyendo las noticias falsas y la afirmación de ficciones sociales. Respecto a quienes son responsables de las compañías manipuladoras el documental que denuncia cosas verdaderas no incluye el nombre de las personas responsables de tal manipulación. ¿Deberá culparse a los dueños de las empresas o a los creativos que dieron vida al monstruo o, acaso, a los dos?

2.- El Dragón: el regreso de un guerrero (sic) Si quisiéramos hacer un manual de los elementos que toda telenovela debe contener la enumeración iría más o menos así: A.- Traer un actor bien parecido y de moda alrededor del cual girarán numerosísimos rostros y cuerpos bellos de actrices de nada de mal ver. B.- Prolongar el relato principal con muchos relatos inconexos, de tal manera que se agrande suficientemente la serie para que dure mucho, haya tiempo para inacabables anuncios y de ser posible capture la dependencia de los que quieren saber lo que va a pasar, aunque el relato se vuelva absurdo y tramposo. C.- manipular el suspense cambiando de ciudades y de aventuras inconexas y contradictorias. D.- Meter personajes y diálogos descompuestos, no importa si la serie se vuelve un mazacote o un rompecabezas hecho con un poliedro de partes inconexas. E.- los malos han de ser tan malos que se humillen los unos a otros y se asesinen sin motivo… Crítica internacional dice: “Nunca me he encontrado con un espectáculo tan olvidable como éste” y otros atacan el desgaste y ridículo de las guerras entre narcos que presentan.