Haz tu testamento y viaja tranquilo

Por Adriana Zapién y Valente García de Quevedo

Igual que el consejo que doy de tener un seguro de viaje que incluye un seguro de vida, si quieren seguir viajando tranquilos cuando se reactive todo esto, hoy les recordaré la importancia del testamento.

En el año 2002 comenzó la campaña anual del mes del testamento para que cada mes de septiembre las personas pudieran acudir con los fedatarios públicos a realizar su testamento con una tarifa única y en el caso de las personas de la tercera edad.

A pesar de la campaña esta práctica es un tema de cultura preventiva que difícilmente se tiene en México, no seguimos programas preventivos de salud, basta ver las cifras de muertes reportadas según Inegi en el 2018 que documentaron 722,611 defunciones registradas de las cuales el 88.4 por ciento fueron por enfermedad y problemas relacionados con la salud, mientras el 11.6 por ciento, por causas externas principalmente accidentes, homicidios y suicidios.

Dice un dicho que lo único que tenemos asegurada en esta vida es la muerte y por eso toman relevancia los seguros de vida y la elaboración de un testamento para que cuando no estemos aquí por la causa que sea, dejemos protegidos a nuestros seres queridos en todos los sentidos. La historia de familias rotas, separadas después de la muerte de un familiar es más común de los que nos imaginamos; por esa razón hay que heredar tranquilidad y no problemas.

Un testamento es un instrumento legal elaborado ante un notario público donde se manifiesta la voluntad sobre el destino después de nuestra muerte de todos los bienes y derechos que se poseen y se convierte en la herramienta más valiosa para garantizar la seguridad jurídica de nuestros seres queridos.

Es un acto personal y revocable lo que significa que a lo largo de la vida se puede modificar cuantas veces se desee, pero sobre todo es libre. De esto se encarga el notario asegurándose que la persona acude a él por voluntad propia, sin ser forzado u obligado atendiéndolo en privado y sin testigos, elaborando el documento que después registrar en el Registro Público de la Propiedad.

Acto de amor o de responsabilidad, como se le quiera denominar debemos de perder el miedo a realizarlo y aprovechar que para promover la cultura en el mes de septiembre los notarios del todo el país se suman a la campaña con un descuento considerable y accesible de hasta 50 por ciento para el testamento, asesoran gratuitamente sobre su elaboración y además extendiendo sus horarios de atención.

Hoy en día muchas empresas se han sumado a la promoción de esta campaña que ha realizado convenio con los colegios de notarios para que sus empleados puedan realizar su testamento pagando los derechos para después descontarlo vía nómina a sus empleados.

Cabe mencionar que tener un testamento no sólo evita problemas familiares, sino que aun cuando los problemas no se presentaran, poder disponer de los bienes y derechos de un familiar fallecido implicará un juicio sucesorio testamentario que demandará tiempo y desembolso de dinero.

Este juicio se lleva para que un juez ordene quien o quienes reciben los bienes, derechos y obligaciones del intestado dando prioridad a los más cercanos y que tienen derecho de sucesión legitima como descendientes, cónyuges, ascendientes, parientes colaterales dentro del cuarto grado y la concubina cubriendo los requisitos para comprobar este estado civil. En caso de no existir ninguno de estas figuras los bienes serán remitidos a la beneficencia pública.

Dejemos protegidos a nuestros seres queridos y evitémosles problemas pues una disputa por bienes de un fallecido puede romper el lazo familiar.