Gobierno federal destinará más dinero a gasto corriente que a inversión: Diputada

México.- El gobierno de Peña Nieto ha sido obtuso para el manejo económico del país ya que en su propuesta para 2017 plantea que para administrar un peso de gasto en inversión se necesitan dos pesos en gasto corriente, cuando en 2012 la relación fue de uno a uno aproximadamente, señaló la Vicecoordinadora de Proceso Legislativo de su fracción en San Lázaro, Eloísa Talavera Hernández.

Refirió que en la propuesta de Peña Nieto, por primera vez en la historia presupuestal del país en 2017, la estructura porcentual del gasto en inversión es menor al de las participaciones que se destinan a las 32 entidades federativas.

Para 2017, Peña Nieto propone disminuir el gasto en inversión en -27.4% en términos reales y crecimientos del 4.5 y 5.8% en el caso del gasto corriente y participaciones, explicó.

Talavera Hernández indicó que se calcula que el gasto de inversión representó el 23.5% del gasto corriente en 2012 mientras que en la propuesta de gasto para 2017, esta relación es del 13.4%.

“Con otras palabras, la brecha presupuestal entre gasto corriente y de inversión es cada vez más amplia, el gasto de inversión se anula y dificulta por el incremento desmedido del gasto corriente por parte de la administración de Peña Nieto” dijo.

La legisladora federal manifestó que son cuatro funciones que cumple el gasto bruto total, el 20% es para el desarrollo económico, 51% para el desarrollo social, 6% para gobierno y 22% para otros gastos no incluidos en las tres anteriores; cada uno de ellos se divide por gasto corriente y gasto en inversión.

Agregó que en 2012, de cada peso que se destinó para gasto en desarrollo económico 54 centavos fue para gasto corriente y 46 para gasto en inversión mientras que en 2017, 67 centavos se plantean para gasto corriente y, apenas, 32 para gasto de inversión.

Con estas cifras, dijo, se muestran las incongruencias presupuestales en las que cae la administración de Peña Nieto, en donde la fuente para detonar desarrollo económico dejo de ser la inversión.

En este sentido, refirió, por cada peso que en 2012 se destinó a desarrollo social, 90 centavos fueron para gasto corriente y 10 para inversión, mientras que para 2017, se pretende que 94 centavos sean para gasto corriente y sólo 6 a gasto en inversión.

Talavera Hernández señaló que el comportamiento es similar en el caso del gasto para gobierno, de 2012 a 2017, donde el gasto en inversión disminuye su participación en cerca del 3.15% aproximadamente.

Puntualizó que en términos reales, el gasto de inversión que detona desarrollo económico, desarrollo social y de gobierno disminuyen -28.5, -28 y -7% para 2017, en donde queda claro que el ajuste presupuestal para 2017 no es más que el ajuste al gasto de inversión, en consecuencia el ajuste al crecimiento económico y la generación de empleos.