Gente 4.0

Por Juan José Alonso Llera

“Hay que dejar de pensar que la robotización es una corriente que nos va a arrastrar y empezar a tomar decisiones”

Empecemos por el principio, primero hay que definir que es la industria 4.0 o la llamada industria inteligente, donde deberá prepararse, formarse y encajar la gente 4.0, para que sea exitosa.

El concepto de industria 4.0 consiste en la introducción de las tecnologías digitales en las fábricas, siendo más especifico en la manufactura, teniendo como base  la digitalización de los procesos productivos mediante sensores y sistemas de información para transformar los procesos productores y hacerlos más eficientes. Es la forma en que los supuestos expertos y los no tanto, llaman al fenómeno de transformación digital aplicado a la industria de producción. ¡Así de sencillo y simple!

Llevamos  años hablando del impacto del Internet de cosas (IoT)  en industrias como la energética o de infraestructuras, bajo el concepto de Smart Cities. Ahora toca hablar de “Industria Inteligente” o industria 4.0. Pero, para que esta transformación pueda funcionar de manera eficiente se necesita y necesitará gente con un chip distinto ante el modelo de producción, el mercado, la tecnología, la globalización, el talento y la calidad de vida.

El cambio que ofrece la industria 4.0 a través de la digitalización y el uso de plataformas tecnológicas interconectadas es:

  • Capacidad de adaptación constante a la demanda
  • Servir al cliente de una forma más personalizada
  • Aportar un servicio post venta uno a uno con el cliente
  • Diseñar, producir y vender productos en menos tiempo
  • Añadir servicios adicionales a los productos físicos
  • Crear series de producción más cortas y rentables

Aprovechar la información para su análisis desde múltiples canales (CMS, SCM, CRM, FCM, HRM, Help desk, redes sociales, IoT)  donde ser capaces de analizarla y explotarla en tiempo real

Los ejes fundamentales para este objetivo son: Big data y análisis de datos, Cloud Computing, Ciberseguridad, Robótica, Internet de las cosas, Simulación y prototipado, Realidad aumentada, Integración de procesos y Cultura (GENTE 4.0)

En este nuevo contexto, el capital humano es fundamental, tanto para que una empresa alcance la cima como para que se mantenga en ella. Sin embargo, las personas suelen ser las grandes olvidadas de esta fase de evolución. Lo que queda claro es que si no hay gente 4.0 esta revolución estará condenada a fracasar.

La gente 4.0 es el “ingeniero de su propio proceso”. Este nuevo perfil se postula como personas capaces de diagnosticar fallos, de resolver averías, de analizar causas y de interpretar gráficos de comportamiento. Deben tener conocimientos tanto de “machine learning” como de fabricación y ensamblaje, ya que a pesar del desarrollo de las máquinas, estas siguen sin ser capaces de resolver todos los procesos, deberán ser operadores aumentados, pues considerando que las nuevas tecnologías lograran aumentar sus capacidades físicas y sensitivas. Las primeras por los robots y exoesqueletos, las segundas gracias la realidad aumentada y la inteligencia artificial. Y es precisamente aquí donde toda esta tecnología cobra sentido, porque ayuda de verdad a realizar el trabajo de las personas.

La tecnología por si sola no impacta en el estado de resultados, ni en el crecimiento de las empresas, acaba siendo una herramienta que requiere del talento de las personas para poder maximizar los beneficios.

 

Compartir
Artículo anterior¿Acaso es acoso?
Artículo siguienteUn lustro sin Campbell