Ganges, el sagrado peligro

Por Adriana Zapién y Valente García de Quevedo

De todo lo que vimos en la India lo que encontramos en Varanasi era totalmente incomprensible, porque nuestra lógica no entendía como el Ganges era un río tan sagrado y tan peligroso a la vez. Primero en tema de los crematorios al aire libre a la orilla del río, donde puedes ver las llamas calcinando por horas los cuerpos amortajados, ritual que ya narré en otro artículo cuando navegamos por el sagrado río.

El Ganges nace desde el Glaciar de Gangotri en los montes Himalayas y tiene una longitud de casi 3,000 kilómetros; y como en toda la historia de la humanidad donde las concentraciones de población se dan alrededor del agua, el Ganges no es la excepción, en las orillas de todo su cauce se concentra los asentamientos más poblados del mundo.

Su nombre se relaciona con la diosa del hinduismo llamada “Ganga Ma” (madre Ganges) y es considerado un río sagrado porque el fin de esa deidad es purificar las almas, lo que explica porque el peregrinaje a sus aguas y sumergirse para purificarse, dejando que el río lave todos los pecados.

El Ganges es un centro de vida espiritual a lo largo de todo el río, pero Varanasi es considerada como la más sagrada de las ciudades santas del hinduismo. De hecho, para los indios que profesan el hinduismo, morir en Varanasi es un divino deseo, pues hacerlo ahí te puede llevar a varias reencarnaciones para terminar con el tránsito en el mundo terrenal y alcanzar con éxito el Nirvana

Para muchos hindúes la vida está incompleta si no te has bañado por lo menos una vez en la vida en las aguas del sagrado Ganges para limpiar los pecados.  Pero mientras se purifican ponen en riesgo su salud, pues el Ganges es considerado tambien el río más contaminado del mundo, ya que recibe aguas negras, pesticidas de los cultivos, cenizas de cuerpos quemados y cadáveres tanto de humanos como de animales haciendo que esté lleno de bacterias muy peligrosas, especialmente para los que no somos de esos rumbos.

Y cuando digo bacterias peligosas me refiero a esas que llegan a ser resistentes a muchos antibióticos; tal vez por eso la India es el gran laboratorio del mundo, donde se prueban una gran cantidad de medicamentos, porque ahí están las bacterias más resistentes y feroces. Sí, como lo leen, y yo metiendome en ese facinante país tomando inmunosupresores, que si bien no me iba detener de tan loca aventura, la única recomendación que me dio mi médico fue que por ningún motivo se me ocurriera beber agua que no fuera embotellada. Y como ya lo han leído en otras entregas, por accidente lo hice y terminé en un hospital en Jaipur.

Los niveles de bacterias encontrados en el río son extremadamente altos, pero lo más increíble es que la gente se baña, se sumerge y hasta traga el agua sin ningún temor o restricción. Y como es un tema cultural debido a la concepción sagrada del río, los peregrinos de toda la India seguirán sumergiéndose confiando en que todas las deidades del hinduismo los protegen, incluso ante la creencia de que la diosa Ganga es la madre de todos. Y que beber sus aguas es un destino que no los puede dañar.

Compartir
Artículo anteriorSí x México
Artículo siguiente¿Y dónde está Arturo?