Fundación María: ayudan a personas de la tercera edad

Leticia Salcedo, directora de Fundación María. Fotografía: Roberto Córdova-Leyva

Por Mizar Martin

Con el objetivo de dignificar los últimos años de vida, el asilo Fundación María, ubicado desde hace más de una década en la colonia Herrera, se ha dedicado a brindar atención integral a adultos de la tercera edad en situación de abandono.

Leticia Salcedo Olivares, directora de la fundación y quien se ha encargado del asilo desde sus inicios, comentó como parte de esta labor realizan otras actividades, incluyendo brigadas médicas y comidas en distintas colonias de la ciudad.

Explicó que el proyecto en Tijuana es parte de una extensión de la fundación en  Los Ángeles, California, llamada Saint Mary’s Foundation, que desde hace 30 años se ha dedicado a atender en Estados Unidos a migrantes y personas en situación de pobreza.

Los fundadores de la organización californiana establecieron relación con el albergue La Casa del Anciano, en Ensenada. Posteriormente, en 2007 hicieron el acercamiento con las personas de la colonia Herrera para institucionalizarse como Fundación María.

Ir a: Imágenes Fundación María

Para sentirse en armonía

Como organización han ampliado sus métodos para atender a la población tijuanense.

“Cuando empezamos con el servicio nos dimos cuenta que las necesidades iban más allá de lo que pensábamos”, comentó la directora, “entonces empezamos (a hacer) brigadas médicas, para atender la gran necesidad de los adultos”.

Actualmente, aproximadamente 650 adultos son beneficiarios de los servicios, incluyendo aquellos que acuden directamente a las instalaciones de la fundación y quienes reciben atención a través de brigadas médicas y visitas a las colonias.

Debido a las limitaciones, el asilo abre solamente tres días a la semana.

Ahí mismo ofrecen de manera gratuita, asistencia en su aseo personal, desayuno y comida, servicio de lavado de ropa, atención médica, actividades recreativas y motivación espiritual, además de que se les brinda despensa para cubrir una semana.

“Nuestra intención es que ellos se sientan aseados, que se sientan dignos y que tengan un lugar donde se sientan en armonía. La cuestión espiritual también nos importa. No nos enfocamos en ninguna religión a pesar de ser una fundación de bases católicas, lo importante es la parte espiritual que sea cubierta sobre todo para un adulto mayor, para que los ayude en sus últimos años de vida”, enfatizó Salcedo Olivares.

Fundación María lleva a cabo como actividad secundaria el manejo de tres comedores para niños: uno ubicado en la colonia Maclovio Rojas y periódicamente dos más en la colonia México.

Violencia doméstica y adicciones

Los beneficiarios del asilo provienen de las colonias Herrera, El Pedregal de Santa Julia, Salvatierra, Magisterial y áreas cercanas al basurero municipal.

La mayoría han sido abandonados por sus familiares, o en caso de tener familia, viven situaciones de violencia doméstica y adicciones.

“Debido a las zonas donde viven los adultos mayores, que viven en lugares inseguros, el nivel de vida desafortunadamente no es el deseado para cualquier ser humano y se presentan situaciones de vandalismo”, expresó Salcedo Olivares.

Es por eso que el asilo ofrece el servicio de traslado al ir a recogerlos, llevarlos a las instalaciones y regresarlos a sus casas.

Pero esta actividad también implica otras dificultades para el personal de la fundación.

“El camión es viejo”, explicó, “los accesos para poder llegar a las casas de los abuelos es difícil y a veces usamos la panel porque el camión no entra a las colonias, porque los abuelitos tienen que caminar un tramo grande para recorrer veredas, subidas, colinas escaleras hechas con llantas”.

A esto también se le suma el aumento a los precios de la gasolina y el gas.

Además del servicio de llevarlos de sus casas al albergue y viceversa, les brindan traslado a las colonias para eventos que organizan fuera de las instalaciones del asilo.

Está aparte el aspecto mecánico. “Por las llantas, la cuestión del mantenimiento de vehículos de transporte es constantemente un problema”, indicó la encargada.

A pesar de que la fundación ha recibido donativos y se ha logrado vincular con la ciudadanía, enfrentan  periodos de escasez, sobre todo después del invierno.

“En navidad es cuando más hay acercamiento de donadores y grupos que hacen visitas y cuando más recibimos, pero en mayo y abril empezamos a sentir estragos”, comentó Salcedo Olivares.

Agregó que otra dificultad que enfrentan tiene que ver con las mismas familias de las personas que atienden, ya que varios de los adultos mayores viven en situación de abandono, e incluso ha sido una labor de riesgo para los integrantes de la asociación atenderlos.

La directora de Fundación María aseguró que personal de la fundación ha llegado a recibir amenazas de habitantes de la colonia y han sido blanco de actos vandálicos, como el robo de gasolina de los camiones, entre otros actos.

A su vez, señaló un factor que ha acentuado sus dificultades, relacionado con la desconfianza y prejuicios de algunos ciudadanos que han llegado a negar ayuda por el buen aspecto del edificio.

“Algo que cuidamos mucho es la limpieza e higiene del lugar, hay personas que llegan y ven el lugar bonito y agradable y creen que no tienen necesidad, pero ese precisamente es nuestro objetivo, queremos que ellos (los adultos) no repitan el modelo que traen en sus casas”, explicó.

“La gente duda y no tiene confianza, las personas a las que solicitamos ayuda a veces desconfían”.

Tocando puertas

La vinculación con otras instituciones en la región y las manos voluntarias son algo crucial para la vida del albergue.

Además, tienen el programa “Abuelos ayudando abuelos”, con el cual acercan a adultos mayores que sí cuentan con el respaldo de sus familias a los ancianos atendidos en la fundación, para ofrecerles a ambos un espacio donde pueden convivir y relacionarse.

“Tocamos puertas por todos lados”, expresó Salcedo Olivares, “gracias a la comunidad cercana, nosotros subsistimos las aportaciones que nos hacen llegar”.

Una puerta que se abrió es la de la compañía de teatro Camafeo, que el domingo 25 de marzo realizó una obra titulada “El mundo de Matilda”, a beneficio de la fundación.

Explicó Salcedo Olivares que en este tipo de actividades, a las empresas y autoridades interesadas en apoyar con la compra de boletos, se les otorga un recibo deducible de impuestos, si así lo solicitan.

Uno de los propósitos de la asociación, es también involucrar a la comunidad tijuanense, por lo que la directora invita a la población a conocer las instalaciones.

Para mayor información de cómo ayudar se pueden comunicar al teléfono 631 0903, o bien escribir a la página en Facebook de Fundacion-Maria-Ac. También se puede visitar el albergue ubicado en avenida Guaycuras 5733, Colonia Herrera, Tijuana.