Funcionarios de EU buscan escuchar a tijuanenses

Por Laura Sánchez Rivas

Encargados de las relaciones binacionales entre México y Estados Unidos, buscan escuchar las opiniones de los representantes de los sectores gubernamental, social y privado de ambos lados de la frontera.

El subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Sergio Alcocer Martínez, destacó que es importante para ambos gobiernos aprender a escuchar a quienes viven los problemas, pues tanto Washington como México en ocasiones están muy alejados físicamente de estos temas que atañen a la sociedad, por ello inició uno de cuatro talleres que llevarán a cabo para recoger las opiniones de la comunidad.

“Tenemos que acercarnos y buscar con esta información, replantearnos las políticas internas de cada país, al mismo tiempo que las bilaterales”, comentó.

Los temas que se tratarán en los talleres serán sobre calidad de vida, en el que no sólo buscarán mejorarla en el entorno donde se realizan los cruces, sino también al interior de los países.

Se hablará también de sustentabilidad, pues se deben proteger los ecosistemas que se han visto afectados por el muro fronterizo.

Alcocer Martínez agregó que en el primer taller, escucharon a académicos, organizaciones no gubernamentales, a la sociedad civil, quienes opinaron sobre políticas públicas de tránsito de vehículos de carga, así como de vehículos viajeros y peatones.

“Esto ayudará para que con el diálogo económico que se emprendido con Estados Unidos, tenga más y mejores segmentos para trabajar en la solución de problemas específicos”, subrayó.

El subsecretario adjunto encargado para asuntos del hemisferio occidental de los Estados Unidos, Kevin O’Reilly apuntó que uno de los temas más importantes es la competitividad y la prosperidad.  Señaló que este taller fue una oportunidad para escuchar las preocupaciones de mexicanos y estadounidenses que están en la región fronteriza, a quienes les interesa mejorar la infraestructura de ambos lados de la frontera.

Expuso que la carga que pasa con más eficiencia entre estados unidos y México representa oportunidades de trabajo para los estadounidenses y los mexicanos; y una infraestructura que absorbe o maneja bien el flujo de tráfico de vehículos, mejora las condiciones del medio ambiente para los ciudadanos de Tijuana y San Diego.