Fue 2011 año de derechos humanos en las redes sociales

MÉXICO DF.- En la historia moderna 2011 quedará marcado como el año en que los derechos humanos se convirtieron en un “virus” extremadamente “contagioso”, según la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay.

Los derechos humanos se dispersaron de una manera “exponencial” gracias al papel fundamental de las redes sociales en todos los movimientos alrededor del mundo, consideró Pillay en el marco del día de los derechos humanos a principios de este mes.

“Desde Túnez, El Cairo, Bengazi, Dará, y después en contextos muy diferentes como Madrid, Nueva York, Londres, Santiago y en muchas otras partes, millones de personas con distintos modos de vida se han movilizado para demandar sus derechos y el respeto a su dignidad humana”, expuso.

En suma, en 2011 “los derechos humanos fueron virales”, afirmó.

Las protestas, utilizadas por las multitudes como un arma política para exigir o condenar, contaron con una nueva “herramienta” que se convirtió en la clave fundamental y multiplicadora de los movimientos: los teléfonos celulares, internet y las redes sociales.

“Los gobiernos ya no tienen la posibilidad de monopolizar la información y censurarla; lo que suceda en donde suceda ahora se puede garantizar que será difundido en Twitter, colgado en Facebook o subido a Youtube, reconoció Pillay.

La historia de los movimientos sociales de 2011 comenzó hace un año en Túnez cuando el joven vendedor de fruta de 26 años, Mohammed Bouazizi, desesperado y desesperanzado al no encontrar eco del gobierno a sus demandas, se bañó en solvente y encendió un cerillo.

La inmolación de Bouazizi “encendió la mecha” de los movimientos sociales en Oriente Medio y desencadenó lo que hoy se conoce ya como la Primavera Árabe.

Después de Túnez , la Plaza Tahrir en El Cairo se convirtió en el bastión de las protestas en Egipto, después Libia, que derivó en una cruenta guerra civil que culminó con la muerte de uno de los dictadores más poderosos y temidos de la región: Muamar Gadafi.

Yemen, Bahréin y Siria fueron otros actores del movimiento árabe; en el verano se perfilaron los movimientos de Grecia contra las medidas de austeridad, los indignados de España, los estudiantes en Chile, Israel con 300 mil manifestantes en Tel Aviv exigiendo justicia social, sin olvidar las protestas estudiantiles en Londres.

En el otoño cientos de jóvenes se lanzaron a ocupar Wall Street para terminar en el invierno con las inmolaciones de 12 monjes tibetanos y el reclamo de miles de personas en Rusia por un supuesto fraude electoral.

Es probable que la “medicina” o la “vacuna” para el “virus” de los derechos humanos sería que los gobiernos escuchen las demandas de sus pueblos, y tomen medidas en consecuencia, cuestión que requeriría la voluntad política y conciliadora de los actores involucrados.

En los primeros días de 2012 aún está pendiente el desenlace de las protestas en Siria que, a consideración de expertos, podrían culminar en una sangrienta guerra civil y estará por verse en qué ciudad, de qué país, los derechos humanos volverán a brotar.

(Información tomada de La Crónica de Hoy)