For Life: Cadena Perpetua

Por El Recomendador

Serie de televisión norteamericana de 2020 que va en la segunda temporada, aunque, actualmente, sólo ha llegado la primera temporada. Su creador es Hank Steinberg, el reparto incluye a Nicholas Pinnock, Matt Dellapina, Adam Fingold, Suzanne Savoy. Son en total 19 episodios en las dos temporadas. Durante su estancia en la cárcel, un preso estudia para ser abogado y lucha por demostrar que no cometió el crimen por el que lo han condenado a cadena perpetua. En el camino, tratará de ayudar a otros que se encuentran en una situación similar.

El tema que se aborda va mucho más allá de los sucesos narrados. Plantea, sin querer, temas como 1.- ¿Qué ha de hacerse con las culpabilidades con pruebas prefabricadas falsamente por una policía y un fiscal confabulados para ello? ¿Cómo rescatar los hechos verdaderos ocurridos en un sistema judicial cada vez más cerrado?

2.- ¿Son justas las condenas a cadena perpetua que dejan sin oportunidad ni esperanza ningunas a los condenados?

3.- Cómo no debe elegirse a un fiscal que se propone obtener condenas a cualquier costo moral ante unos electores que desean un combate efectivo a los crímenes ya que más indignan, y quieren pasar por alto el peligro de abusos está latente sobre todo en Estados Unidos en que esos puestos son de elección popular.

Más allá de estos importantes temas sugeridos, esta serie presenta el caso de un condenado que gracias al sistema puede recibirse de abogado dentro de la prisión y salir a defender sus casos ante los tribunales: lo llevan, le quitan las esposas, lo dejan vestirse con traje y corbata y luego volverse a poner el uniforme de los presos. Y sin embargo cuentan la mentira de que un proceso puede ser legal si no se da oportunidad al acusado de que él mismo y su defensor puedan tener acceso a su expediente policial. Esta es la parte difícil de creer del argumento. Sin embargo, la buena actuación de Pinnock nos conecta con lo narrado en episodios que combinan la ferocidad y la compasión.

En la realidad parece muy poco probable que la legislación permita a un condenado a cadena perpetua que salga de la prisión para encargarse como abogado defensor de diversas causas a solicitud de sus clientes dentro y fuera de la prisión. Tampoco parece probable que no se anule una sentencia en la que nunca se dio la posibilidad ni al acusado ni a su defensor de mirar siquiera el expediente policiaco que contribuyó a fincarle los cargos que a la postre provocaron su condena. Sin embargo, la historia, por ir contra corriente contiene el suspense necesario para embarcar a la mayoría de los espectadores. Nada más hay que tener paciencia, porque no es de las que termina en la primera temporada actualmente disponible, sino hipotéticamente en una segunda temporada que aún no llega.

Algo muy laudable en este argumento es la exaltación de la nobleza y del ideal que representa el ejercicio profesional de la abogacía.