Fobia a los refugiados

Por Dianeth Pérez Arreola

La noche de año nuevo cientos de mujeres fueron víctimas de robo y asalto sexual en varias ciudades de Alemania, principalmente en Colonia.

Hay al menos dos violaciones reportadas, y los testigos y víctimas hablan de hordas de hombres de habla árabe como los culpables.

La situación sobrepasó la capacidad de la policía, que poco pudo hacer para detener los ataques. Todo apunta hacia refugiados provenientes de Medio Oriente y África, lo que ha impactado a la nación germana.

Estos incidentes han metido en un aprieto a Ángela Merkel, que recibió a los refugiados con los brazos abiertos y ahora se le exige castigo a los culpables.

La policía informó que se trató de actos premeditados y que los pocos testigos que hay han sido amenazados, y aún en caso de que los llegaran a detener, cometieron delitos “no graves”, lo que hace difícil su expulsión.

Los atacantes operaban en grupos muy numerosos, rodeando a las mujeres y haciéndolas caer al piso para robarlas y atacarlas. Dijo la policía que los hombres estaban alcoholizados y mostraron un alto nivel de violencia.

Las protestas no se hicieron esperar y el fin de semana pasado se enfrentaron grupos anti y pro refugiados en Colonia, y fueron desplegados más de un millón de uniformados para mantener el orden. Las manifestaciones terminaron con lanzamiento de botellas y cohetes.

Si se confirma que los ataques a mujeres fueron planeados y que incluso inmigrantes de otros países vecinos fueron llamados a Colonia a participar en estos actos vandálicos, alimentaría los discursos de odio de los partidos ultraderechistas de Europa.

No hay que olvidar que la gran mayoría de los refugiados viene aquí huyendo de la guerra y el hambre; situaciones que nos son muy difíciles de imaginar porque hemos tenido la suerte de no haberlas vivido.

Claro que entre los que piden asilo hay seguramente simpatizantes del estado islámico y gente con malas intenciones, por eso es importante que se localice y se castigue a los autores de los ataques a las mujeres en Alemania.

En el diario holandés AD, entrevistan al somalí Yusuf Abdi, quien explica el primitivo nivel de percepción de la relación hombre-mujer en Europa: no hablamos sobre hombres que ayudan en las tareas del hogar, sino de mujeres que miran directamente a los ojos a los hombres.

Aunque a todos los refugiados se les hace firmar un documento donde se comprometen a cumplir las leyes y costumbres del país anfitrión, Yusuf Abdi hace hincapié en la necesidad de profundizar en el tema de la igualdad entre hombres y mujeres entre los recién llegados.

No es mala idea, pero es imposible implantar la idea de la equidad de género cuando toda la vida se ha visto y tratado a las mujeres como un objeto, como una propiedad, como seres con derecho a nada y con obligación de todo. El caso Alemania sin duda sentará un precedente.