Fíjese bien con quién asegura su auto

ENSENADA.- Recaudación de rentas del Estado alertó por negocios de asesorías jurídicas que han intentado hacerse pasar por aseguradoras sin serlo, lo que ha generado malestar en personas que creyeron que dicho servicio les serviría para la revalidación de su tarjeta de circulación. 

Arturo Alvarado González Recaudador de Rentas del Estado en Ensenada, confirmó que desde que la nueva Ley estableció que para los vehículos de 2008 en adelante sería obligatorio el seguro de responsabilidad civil, surgieron numerosos negocios que han sorprendido a los usuarios.

Estos ofrecen servicios de asesoría jurídica que garantizan que un abogado los representará en caso de un accidente, pero no son una aseguradora o afianzadora establecida legalmente ni pueden dar una póliza.

Esta situación ha generado malestar en los usuarios que engañados por dichas firmas no aceptan que dicho servicio no les sirve como póliza, porque de acuerdo a la Ley no lo son.

El funcionario hizo un llamado a los usuarios a que antes de adquirir un seguro, comprueben que la empresa con que van a adquirirlo, es una aseguradora formalmente constituida y que se encuentra en una lista oficial de empresas de seguros y fianzas.

Estas empresas por ley deben de cumplir requisitos ante la Secretaría de Hacienda y están organizadas como tales por la Comisión de Seguros y en el contrato debe especificarse que es una “poliza de seguro” no una asesoría jurídica.

Explicó que se les ha rechazado tanto a particulares como a personal del servicio público documentos que no son seguros y la molestia es muy grande porque les implica un doble gasto, por el engaño en que pueden caer.

Explico que si se contrata a una empresas prestadores que dan servicio de asesoría jurídica en caso de accidentes, no están fuera de la ley, porque son un servicio lícito que operan como despacho de abogados y si hay un accidente pueden ayudar al usuario, pero si este documento se intenta presentar como póliza, no sirve.

Alertó además por los llamados “seguros patito” que venden un servicio que en promedio es de 850 pesos a 500 pero que solo dan una cobertura por pocos meses para que antes de firmar les aclaren exactamente que cubre lo que adquieren y no se dejen engañar.