Falla sistema de aduanas de Otay generando caos vehicular  

El proyecto mejora la capacidad de procesamiento de vehículos comerciales y peatones, contribuyendo a una experiencia de viaje más fluida y segura. Fotografía: Archivo

Redacción/Infobaja

Tijuana.- En los últimos días, la garita de Otay se ha visto afectada por problemas recurrentes en su sistema de aduanas, lo que ha provocado un caos vehicular y una gran molestia entre los conductores. El incidente más reciente ocurrió el martes pasado alrededor de las 8:00 de la mañana y las operaciones no se reanudaron hasta las 11:00 de la mañana. Este tipo de fallas se ha vuelto cada vez más común, generando un malestar generalizado.

La congestión vial resultante de la caída del sistema de aduanas ha dejado a miles de trailers varados en el tráfico, lo que ha afectado significativamente la zona de Otay. Desde la colonia Libertad Parte Alta hasta Bellas Artes, el tránsito vehicular se ha visto interrumpido durante horas debido a las largas filas de tractocamiones. Este problema no solo ha tenido un impacto negativo en la economía local, sino que también ha causado estrés y frustración entre los conductores y residentes de la zona.

María Bautista, una ciudadana de Tijuana, compartió su experiencia de quedar atrapada en el tráfico durante más de una hora en la carretera Aeropuerto. Su testimonio refleja el impacto real que esta situación ha tenido en la vida cotidiana de las personas que dependen de un tránsito fluido para llegar a sus destinos.

La repetición de estos incidentes pone de manifiesto la necesidad de abordar de manera urgente las fallas en el sistema de aduanas de Otay. La congestión vehicular no solo afecta a los conductores y transportistas, sino que también puede tener un impacto en la economía regional y en la calidad de vida de los residentes locales. Las autoridades competentes deben tomar medidas para prevenir futuras interrupciones y garantizar un flujo constante en la garita de Otay.

Este problema recurrente requiere una solución inmediata por parte de las autoridades para evitar futuras interrupciones y minimizar el impacto en la comunidad.