Exhortan no recibir llamadas de lada 322

Tijuana.- La Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) exhorta a la comunidad a tomar medidas sencillas para evitar extorsión telefónica, y a no dejarse sorprender, por lo que recomienda rechazar llamadas procedentes de la clave lada 322 y de números que aparecen como “desconocido”.

 

Especial precaución sugiere con los números (322) 136-7305 y (322) 278-9977, ya que algunas personas han sido apoyadas por la Dirección General de Policía y Tránsito, después de recibir llamados exigiéndoles dinero con el pretexto de que tenían en su poder a un familiar.

 

Son múltiples y muy conocidos los engaños que usan los timadores telefónicos, pero los más comunes siguen siendo: un familiar secuestrado, amenaza de secuestro u otro daño grave a quien contesta, un familiar detenido, ganador de un premio y oferta de artículos diversos.

Para evitar perjuicios al patrimonio familiar, la SSPM recomienda simples medidas de precaución, que han demostrado efectividad contra la extorsión telefónica.

La más importante es estar alerta, y diseñar un plan de contingencias familiar para que cada integrante sepa con certeza qué hacer en caso de recibir un telefonema de este tipo.

También es de capital importancia hacer la denuncia inmediatamente al teléfono de emergencias 066, o al 089 si el reportante prefiere mantener el anonimato.

La SSPM sugiere activar el identificador de llamadas y no contestar a números desconocidos.

Al recibir una llamada telefónica y escuchar que un familiar está secuestrado, colgar de inmediato el auricular, sin hacer ni responder ninguna pregunta. Enseguida debe corroborar que su pariente está bien.

Para evitar la extorsión por vía telefónica asimismo es fundamental platicar en familia sobre las formas de operar de los extorsionadores, evitar que parientes o empleados den información por teléfono a desconocidos, encuestas, sorteos, supuestos familiares o amistades, clientes, proveedores, etcétera.

Estar informado de las actividades e itinerarios de los familiares cercanos, así como de los medios para comunicarse con ellos de manera inmediata, para evitar que los extorsionadores aprovechen la ausencia o falta de comunicación.