Evite la deshidratación

San Quintín, B.C.- Con los cambios de clima especialmente en lugares con altos niveles de humedad, la temperatura corporal puede elevarse hasta niveles peligrosos y así provocar enfermedades causadas por el calor que deben ser atendidas de inmediato, destacó el doctor Eulogio Medina Jiménez, director de la Unidad de Medicina Familiar número 13 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en San Quintín.

 

Dijo que la falta de líquidos en el cuerpo, es una alteración de agua y sales minerales en el plasma de un organismo y puede ser el resultado de las altas temperaturas.

Señaló que los síntomas aparte de la sequedad de las mucosas -que provoca la sed- pueden incluir dolor de cabeza, náuseas, falta de fuerza, disminución de la presión sanguínea, vértigo, bajo rendimiento, fatiga mental y física, por lo que no recibir tratamiento, pueden aparecer delirios, inconsciencia y en casos extremos, la muerte.

Medina Jiménez dijo que el malestar es perceptible tras la pérdida de 2% del volumen de agua; inicialmente aparece la sed y el malestar acompañado de falta de apetito y piel seca.

Indicó que una causa habitual de la deshidratación, son las enfermedades gastrointestinales, que pueden ser infecciosas provocadas por virus, bacterias, parásitos y hongos, lo que desencadena situaciones de alto riesgo, por lo que es necesario acudir a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) con su médico.

Explicó que la mayoría son ocasionadas por permanecer expuesto al calor demasiado tiempo, por lo que los adultos mayores, los niños pequeños y las personas enfermas o con sobrepeso tienen un riesgo mayor.

Agregó que para evitar la deshidratación se debe beber agua o bebidas isotónicas como la limonada -no se recomiendan los refrescos azucarados como los de cola- y tomar agua siempre que tenga sed, no es aconsejable como se suele decir; tomar de dos litros de agua al día sin que el cuerpo lo pida, ya que puede provocar envenenamiento por agua (hiperhidratación).

Detalló que al consumir abundantes líquidos, reponer sales y minerales y limitar el tiempo de exposición al calor, el malestar desaparece aproximadamente una hora después de ingerirlos sin ninguna limitación incluso con deshidrataciones de hasta el 10% del peso corporal.

Por ello, el director del IMSS puntualizó que la forma más fácil de prevenir es aumentar la ingesta de líquidos sin esperar a tener sed, evitar bebidas alcohólicas, muy azucaradas o que contengan cafeína, evitar comidas muy grasosas, ingerir abundantes frutas y verduras, no exponerse al sol en exceso, reducir la actividad física, descansar con frecuencia en la sombra y prestar atención a personas de riesgo (niños, ancianos y enfermos); hay que recordar que el agua no añade calorías a la dieta y es muy buena para la salud.