Evacuaciones en BC por sismo en San Quintín; revisiones arrojan saldo blanco

Hubo evacuaciones en los diversos municipios de la entidad. Fotografía: Cortesía

Redacción/Infobaja

Ensenada.- La Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC) activó los protocolos de revisión y monitoreo, de manera inmediata, tras el sismo ocurrido esta mañana, de 6.2 de magnitud, localizado a 37 kilómetros al oeste de Vicente Guerrero, según actualizó el Servicio Sismológico Nacional (SSN). 

El titular de la dependencia, Salvador Cervantes Hernández, indicó que de manera inmediata se realizaron revisiones en todo el estado, resultando en saldo blanco, sin embargo, por seguridad, varios edificios de la entidad fueron evacuados. 

Cervantes Hernández informó que en Ensenada se evacuaron los edificios del Hospital General, Hospital Naval, Pemex, Palacio Municipal, Centro de Gobierno del Estado, C4, así como escuelas, jardines de niños y guarderías.

A su vez, en San Quintín se evacuó el Centro de Gobierno, escuelas y jardines de niños, además se revisaron los puentes, sin que se presentaran daños en ninguno de los municipios.  

En Mexicali se evacuaron los edificios del Poder Ejecutivo del Estado y del Gobierno Federal, siendo un total de mil 150 personas movilizadas, por lo que se procedió de manera inmediata a la revisión de los inmuebles, indicó Cervantes Hernández. 

En el municipio de Tijuana se evacuaron los edificios de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y del Palacio Municipal, además de realizar la verificación de sitios estratégicos, sin que se reportara daño alguno; Cervantes Hernández enfatizó que en el resto de los municipios tampoco existen reportes de daños al momento. 

El funcionario reportó, con información del Centro de Alerta de Tsunamis, que no se espera la generación de un tsunami; sin embargo, se pueden producir variaciones de pocos centímetros en el nivel del mar en la región de generación del sismo, por lo que se recomienda mantener precauciones para embarcaciones menores y población costera por la posible presencia de corrientes fuertes en la entrada de los puertos cercanos al epicentro.