El espejismo del aguinaldo

Por Héctor Fernando Guerrero Rodríguez

Una de las prestaciones de ley más esperadas a lo largo del año por la gran mayoría de los mexicanos es sin duda alguna el aguinaldo. Incluso más aún que las mismas vacaciones, ya que hay trabajadores que pueden pasar años sin tomar un solo día de descanso por este concepto, ya sea por carga de trabajo o porque prefieren recibir su pago sin descansar aun cuando la Ley Federal del Trabajo prohíba tal situación. Pero tratándose del pago del aguinaldo, una vez iniciando diciembre un número importante de trabajadores empieza a preguntar por la fecha de pago.

En el sector maquilador ubicado en regiones fronterizas esta prestación regularmente es pagada en alguna de las primeras dos semanas del último mes de cada año, aun cuando la fecha de pago límite es el 19 de cada diciembre. Otros sectores lo hacen en fechas más cercanas a la fecha límite. Pero una de las preguntas más recurrentes con relación a este tema es, ¿en qué utilizan los trabajadores su aguinaldo?

De acuerdo al INEGI el 84% de los mexicanos que reciben un aguinaldo, lo utilizan para cubrir gastos relacionados con festejos navideños. Estos van desde regalos, comidas y fiestas. Si estos gastos se ajustaran a un presupuesto limitado por el monto del aguinaldo que reciben, la situación sería menos grave, pero la realidad es que, entre el incremento de precios y la mala administración, el aguinaldo termina solo cubriendo una parte de estos gastos. El resto se cubre regularmente con endeudamiento.

Uno de los efectos más comunes en quien recibe este ingreso adicional es la del espejismo de una mayor liquidez que puede impulsar de manera inconsciente al trabajador a realizar gastos innecesarios o mucho peor aún, a adquirir deudas de mayor impacto que el ingreso regular no podrá solventar. Un ejemplo es el pago inicial para la compra de un auto o una casa sin considerar si más adelante se podrá o no hacer frente a los pagos siguientes.

Empresas con una mayor visión en la creación de ambientes laborales que son capaces de atraer y retener talento humano de manera efectiva, han empezado a apoyar a sus colaboradores proporcionándoles orientación sobre el manejo de sus finanzas personales, incluyendo un mejor uso de su aguinaldo.

Recomendaciones como hacer un presupuesto para uso del aguinaldo, seguir al plan de manera disciplinada, evitar compras y gastos por impulso y, sobre todo ajustar sus festejos a su realidad financiera, son de gran utilidad para la reducción de estrés en los empleados por este motivo que puede incluso derivar en búsqueda de nuevos empleos solamente para poder obtener un ingreso un poco mayor con el puedan cubrir sus deudas recién contraídas.

Un empleado con pretensiones irreales durante diciembre se convierte en alguien con deudas impagables el resto del año siguiente. Un colaborador con tranquilidad financiera, es alguien con mayor enfoque en su trabajo y con más posibilidades a lograr resultados; de ahí la importancia y el beneficio para las empresas de facilitar una orientación a sus trabajadores sobre un mejor uso de su aguinaldo.