Ese espíritu aguerrido

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Vaya que fue un error asumir que por el simple hecho de regresar a jugar en el estadio Caliente el conjunto de Tijuana volvería a ganar un partido. Y es que a pesar de que la semana pasada se mencionó que el equipo fronterizo se fortalecía jugando de local, pareciera que esa hegemonía jugando en su inmueble se quebrantó con el cambio de horario. O quizá se llegó a menospreciar a un equipo que ha tenido un arranque bastante flojo como León, que vino a Tijuana herido y urgido de puntos tras obtener dos derrotas de manera consecutiva y por momentos sorprendió al local con un buen juego colectivo y con cierta intención de cortar esa racha negativa que los venía atormentando. ¿O se habrá glorificado el triunfo ante Chivas de la primera jornada por el simple hecho de haber arrancado la campaña con un triunfo sobre un equipo grande sin haber tomado en cuenta que dicho rival ha sufrido en las primeras jornadas y actualmente se ubica entre los últimos lugares de la tabla general? O bueno, probablemente solo fue un mal partido y ninguna de estas ‘escusas’ son suficientemente validas como para justificar lo ocurrido el pasado domingo. Sea lo que haya sido, definitivamente fue una versión desconocida del Xolo en casa y de no corregir se podría perder a uno de los aliados más importantes del cuadro canino de los últimos años; la ‘perrera más grande de México’ siempre ha sido y deberá seguir siendo una aduana complicada para cualquier rival.

Ahora bien, vale la pena mencionar que para dicho partido el accionar del equipo tuvo más altibajos que una montaña rusa. Y es que las acciones del encuentro se fueron dando más por lo que el conjunto rojinegro decidió o dejó de hacer que por lo que ofreció el cuadro oriundo de Guanajuato, lo cual equivale a un encuentro difícil de catalogar como ‘bueno’. Los primeros veinte minutos del partido fueron totalmente dominados por el cuadro local, el cual llegó a mostrar un buen juego colectivo a pesar de contar con varios jugadores nuevos para el presente torneo e inclusive tuvo un par de oportunidades clara para abrir el marcador, mismas que fueron desaprovechadas groseramente. Primero se falló un disparo con el marco abierto y poco después se desaprovechó un penal, y a partir de ello el equipo canino se perdió un poco dentro de la cancha y el partido pagó por ello.

No sería hasta que el cuadro de León anotara el primer gol del encuentro, aprovechando un error en la marca y la superioridad numérica de la cual gozaban desde antes del medio tiempo tras la expulsión de Luis Chávez, que el equipo de Tijuana reaccionaría y se metería de nuevo al partido. Tuvo que venir un disparo potente desde fuera del área de Luis Fuentes para emparejar el marcador y darle al encuentro el marcador final de 1-1, con cierto tinte de heroísmo para la causa tijuanense por cómo se dio el empate. Sacar un empate con un hombre menos y tras verse abajo en el marcador siempre va a lucir, sin importar las circunstancias.

Quizá no fue el partido más brillante de Xolos, pero vaya que ese espíritu aguerrido los salvó de hacer el ridículo en casa.

Compartir
Artículo anteriorCroacia
Artículo siguienteMucho menos como termine