Escuchan la danza en homenaje a Gloria Contreras

TIJUANA.- En el marco del 30 aniversario del Centro Cultural Tijuana y en reconocimiento a su brillante y fecunda trayectoria, la maestra Gloria Contreras, fundadora y directora del Taller Coreográfico de la UNAM y una de las más grandes coreógrafas y promotoras de la danza en México, recibió este jueves 26 de abril la presea al mérito cultural de manos del director del Cecut, Virgilio Muñoz. 

“Decir Gloria Conteras es decir una vida de pasión por la danza en México”, aseguró el maestro Muñoz minutos antes de la gala “Escuchar la danza” que el Taller Coreográfico de la UNAM ofreció en la Sala de Espectáculos del Cecut, acompañado por la Orquesta de Baja California, dirigida por el maestro Eduardo García Barrios, mientras el estudioso Gregorio Luke ofrecía una semblanza de la homenajeada.

“Figura destacada de la danza. Su obra coreográfica y pedagógica es sin duda un referente nacional e internacional de esta disciplina”, sostuvo el director general del Cecut al destacar que la maestra Gloria Contreras es autora de 300 piezas coreográficas originales en más de medio siglo de trayectoria profesional.

Ésta es la tercera vez que el Cecut hace entrega de la presea al mérito cultural, instaurada en 2011 para recompensar los esfuerzos de creadores, artistas, promotores, benefactores y todos aquellos cuyo trabajo y voluntad están encaminados a enriquecer nuestra cultura.

Simbolizada por una estatuilla fundida en bronce, de 30 centímetros de altura y 800 gramos de peso, creada por el arquitecto húngaro naturalizado mexicano Pal Kepenyes sobre una idea compartida por el también arquitecto Manuel Rosen Morrison, la presea al mérito cultural ha distinguido al poeta y filósofo Jaime Labastida y al propio Rosen, coautor del diseño arquitectónico del Cecut. Con la voz vibrante de emoción, la maestra Contreras agradeció la presea y deseó vida eterna al arte.

“Que siempre tengan la belleza de la vida cerca de sí, ya sea la música, la literatura, ya sea el amor. Todos debemos gozar la posibilidad de amar a otro”, dijo la homenajeada, quien confesó que comenzó a bailar a los 3 años y en la actualidad tiene cerca de 80 y sigue gozando la música y la danza.

Nacida en el Distrito Federal en 1934, Gloria Contreras manifestó desde pequeña su interés por las artes escénicas, primero por el teatro y poco después por la que ha sido su pasión de toda la vida: la danza, para lo cual tuvo que vencer la resistencia inicial de su familia, explicó Gregorio Luke Contreras, su hijo, durante la conferencia que fue intercalando con las intervenciones del ballet.

Fiel a su vocación, y luego de realizar estudios profesionales en México con Nelsy Dambré, la joven Contreras sale del país para radicar en Nueva York, donde ingresa en la School of American Ballet con Pierre Vladimiroff, Felia Doubrovska, Anatole Oboukhoff, Muriel Stuart, George Balanchine y Carola Trier.

Como bailarina profesional trabajó en México para el Nelsy Dambré Ballet y el Ballet Concierto; en Canadá para el Royal Winnipeg Ballet y la CBS TV; en Estados Unidos para The Gloria Contreras Dance Company y en México para el Taller Coreográfico de la UNAM.

En el terreno de la coreografía ha montado obras para compañías como el New York City Ballet, el Robert Joffrey Ballet, la American Light Opera of Washington, el Civic Opera, la Philadelphia Lyric Opera, el Oakland Ballet, el Saint Louis Ballet y el Royal Winnipeg Ballet de Canadá, entre muchos otros.

Asimismo ha montado coreografías para el Ballet del Teatro San Martín de Argentina, el Ballet Nacional de Chile, la Compañía Nacional de Ballet de Brasil, el Ballet Concierto y el Ballet de Cámara de México, al igual que para la Academia de la Danza Mexicana, el Ballet Nacional de México, la Compañía Nacional de Danza, el Ballet Nacional de Cuba, la Compañía de Ballet del Conservatorio Estatal Rimsky-Korsakov de Rusia y Ballet Concierto de Puerto Rico.

En 1970 funda el Taller Coreográfico de la UNAM, la compañía de ballet más longeva e importante de México, y desde entonces ha sido su directora general y artística, así como su coreógrafa principal, y cuyo repertorio asciende a más de 200 obras originales.

En 42 años de vida, ha presentado 86 temporadas ante millones de personas, ofreciendo cada semana dos funciones con un programa diferente durante nueve meses al año; ha llevado la danza mexicana a múltiples escenarios y la ha puesto al alcance de todo público.

Asimismo ha realizado un sinnúmero de exposiciones, conferencias-concierto, y una treintena de giras internacionales en países con gran tradición dancística como Rusia y Estados Unidos.

Como justa recompensa a su talento, a lo largo de su carrera ha recibido cerca de 40 galardones, entre los cuales destacan el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2005, el Premio Universidad Nacional en 1995, la medalla “Mi vida en el teatro” de la Unesco y la Copa de Plata a la excelencia artística otorgada por la Ópera Popular de Estados Unidos, entre otras.

Además, es creadora emérita del Sistema Nacional de Creadores de Arte desde 1999 y miembro de número de la Academia de las Artes desde 2003. Sobre su vida y obra se han escrito diez libros, entre los que destacan “Gloria Contreras. Fenómeno del ballet mexicano” de diversos autores de origen ruso; “Gloria Contreras. 

Las raíces rusas del ballet mexicano” de Boris Illarionov y “Movimiento, ritmo y música. Una biografía de Gloria Contreras” de Mitchell Snow. Gloria Contreras es también autora de varios libros: “What I Learned from Balanchine. Diary of a Choreographer”; “Contrología. 

Un sistema completo de ejercicios para hombres y mujeres” y “Ballet paso a paso”, primero y segundo grados sobre la metódica para la enseñanza del ballet clásico. Mientras Gregorio Luke desgranaba la vida de la maestra Contreras, un elenco del Taller Coreográfico de la UNAM integrado por Valeria Álvarez Gómez, Claudia Beatriz Hernández Salas, Carla Robledo Martínez, Ana Roca Joglar, Nayeli Pérez García, Karla Edith Carreón Simón, Jorge Alberto Vega del Riego, Arturo Vázquez Mata y Marcos Andrés Arámbula González, ejecutó una serie de coreografías originales de su directora.

A lo largo de las más de dos horas que duró el homenaje “Escucha la danza” en homenaje a la maestra Gloria Contreras brilló con intensidad no sólo la gracia y la armonía de las ejecuciones coreográficas, sino la ostensible aspiración a la perfección que mostró el cuerpo de ballet, en un espectáculo en el que se hizo presente la conjunción de varios talentos a la vez.

Una noche espléndida que el público premió con prolongada ovación. Si se interesa en el resto de nuestras actividades le invitamos a consultar nuestro portal www.cecut.gob.mx