Escribir con café y leer con whisky

Por Juan José Alonso Llera

“Solo la lectura puede hacer que una persona esté completa, el conversar temas profundos y conflictivos puede ayudarla a ser ágil, pero el escribir es un excelente ejercicio de precisión y habilidad que demuestra un dominio de las dos primeras habilidades”.

“Quienes leen en abundancia han realizado muchos más viajes que grandes exploradores, han vivido muchas más experiencias que sus mayores y han experimentado en carne propia la realidad humana, todo sin salir de un libro”.

“Cuando leemos damos un vistazo al interior de la mente de otra persona, aprendemos a pensar con la cabeza de alguien más, es, por tanto, un ejercicio de empatía necesario para mejorar la relación con nuestros semejantes”.

Todas las frases anteriores se quedan cortas cuando tienes la oportunidad de vivir la aventura de un libro, narrada por su creador. Estas ideas me vienen a la mente después de tener una larga platica con Daniel Salinas, escritor y amigo, a la cual tuve la oportunidad de entrevistar con motivo de su libro numero 13, una fascinante historia de vida, reflejada en el titulo: “El Samurái de la Graflex”. Lo tome de pretexto para enfatizar nuestra imperiosa necesidad de leer y si se puede, de escribir.

Daniel construye el relato a través de testimonios, manuscritos, datos históricos y fotografías de Kingo Nonaka, migrante japonés implicado en la Revolución mexicana. Originario de Fukuoka, el protagonista realiza un viaje desde los puertos de Oaxaca a la Tijuana de la vida nocturna. Narrado con estilo periodístico, reúne los acontecimientos políticos, históricos y personales que constituyen la vida del que se llamará José Kingo Nonaka García.

Leer y escribir son dos grandes herramientas que les sirven a las personas toda la vida, por lo general desde temprana edad se enseña a los niños, para que con el paso del tiempo lo vayan perfeccionando. En los diferentes empleos las personas deben como mínimo tener estas dos capacidades, pero al mismo tiempo ser capaces de entender y poner en práctica el mensaje transmitido.

Los libros son grandes herramientas que transmiten conocimientos de calidad, para lo cual es necesario tener la capacidad de leer y entender lo leído, mientras que por medio de la escritura se puede difundir conocimientos y un mensaje a las personas que se encuentren lejos. La cultura es algo fundamental para cualquier persona. Cada país tiene una actividad social, religiosa, económica, cultural, etc., diferente y todo eso se plasma en los distintos tipos de escritos que, normalmente recogen, sino todo, la mayor parte del saber de esa zona, de ese país, etc. Pero para poder conocerlo, el ser humano ha de aprender algo tan fácil y, a la vez tan complicado como el leer y escribir.

Hoy celebro uno de mis mayores vicios, la lectura y una de mis estrictas disciplinas, la escritura, además si escribes con café y lees con whisky, sin duda tu vida mejorara inmensamente, te invito a que te atrevas.

Compartir
Artículo anteriorRetiro
Artículo siguienteOryx Capital de manteles largos