Eres tú

Por Maru Lozano Carbonell

Ciertamente estamos celebrando y recordando que una nueva Era, la marca el nacimiento del Maestro de Maestros. Sin duda, se cuenta que estamos en el año 2020 por Él, a quien usamos como referencia para medir la Historia.

En el Colegio donde trabajo, el cual se basa cien por ciento en valores, se hizo un festival en línea, donde al inicio se decía que: “El mejor mensaje de Navidad es el que sale del silencio de nuestros corazones y calienta con ternura a todos los que forman parte”. Yo quisiera decir que, por lo que estamos viviendo, habrá mensajes que salen con un tanto de frialdad, temor, enojo o tristeza y es entonces donde los que estamos alrededor, podríamos cobijar con silencio, amor y acompañamiento el proceso de quien se encuentra así sin forzar ni juzgar.

El mensaje siempre es de esperanza pero combinada, es decir, una esperanza activa porque la Navidad “eres tú”. Nos decían que el pino de navidad “eres tú” cuando resistes vigoroso incluso las dificultades de la vida. Los adornos de Navidad “eres tú”, cuando tus virtudes son los colores que adornan tu vida.

La campana de Navidad “eres tú” cuando llamas, congregas y buscas unir. La luz de Navidad “eres tú” cuando iluminas con tu vida el camino de los demás con bondad, paciencia, alegría y generosidad.

Los ángeles de Navidad “eres tú” cuando tus voces son de paz, de justicia y de amor. La estrella de Navidad “eres tú” cuando conduces a alguien al encuentro con su Maestro, su corazón, su centro, con la chispa Divina y perfecta que mora en cada uno.

“Eres tú” ese Santa que sin importar lo que sea, das lo que tienes para hacer sonreír al otro. La música de Navidad “eres tú” cuando conquistas la armonía dentro de ti. El regalo de Navidad “eres tú” cuando eres de verdad amigo y hermano de todo ser vivo y lo envuelves bonito.

La tarjeta de Navidad “eres tú” cuando la bondad y el buen deseo están escritos de tus manos. La felicitación de Navidad “eres tú” cuando perdonas, liberas y aun con sufrimiento, restableces la paz. La cena de Navidad “eres tú” cuando alimentas bien en todos los sentidos y sacias al que está a tu lado.

“Eres tú” la noche de Navidad que haces de tu corazón el mejor pesebre para recibir esa salvación que está para ti, como Noche Buena perenne que establece todo un Reino en tu interior.

Este fue el mensaje que nos dieron y lo quise compartir hoy porque en realidad, no la tenemos fácil, habremos de adaptar también la manera de pasar estas fechas importantes que tienen que estar con mayúsculas, subrayados y acentuados los tintes de resiliencia, buena vibra, tolerancia y serenidad.

Que el amor empiece por ti y ayudes a dar significado y sentido a las vidas de quienes están contigo. Deja siempre a todos mejor de cómo te los encontraste. No tienes que estar eufórico y obligatoria o exageradamente feliz. Depende la circunstancia, simplemente tu presencia tiene que estar siempre enfocada a la mejor de las vibras. Tú y todos los que están contigo merecen vivir instantes de dicha por el simple hecho de existir con entusiasmo, recordando que “entheos”  significa “que lleva un Dios dentro”.