Entregan escultura Paloma de la Esperanza

Chihuahua.- Con la presencia de autoridades municipales, comerciantes del Centro Histórico, empresarios directivos de las empresas Ruba y Copachisa, además del responsable del Proyecto de Regeneración Urbana de Ciudad Juárez, hicieron entrega a la sociedad juarense de la escultura “Paloma de la Esperanza”, obra ubicada a un costado de la Catedral.

La escultura metálica, de 5 metros de alto y 300 kilogramos de peso, obra del artista Francisco José Rodríguez. Está ubicada en los paseos peatonales de la avenida 16 de Septiembre y calle de la Noche Triste.

El promotor responsable del Proyecto Histórico, José Eleno Villalba Salas, agradeció el gesto a las empresas desarrolladoras Ruba, representada por directivos encabezados por el director general, Ing. Jesús Sandoval Armenta; y Copachisa, representada por el Ing. Carlos Barraza Acosta.

En la entrega del monumento a la sociedad fronteriza estuvieron presentes el Lic. Francisco Yépez, presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Ciudad Juárez; además de directivos y asociados de las diversas cámaras empresariales.

El escultor Rodríguez concibió esta obra de la “Paloma de la Esperanza” como un ave estilizada con alas asimétricas que evocan, precisamente, la disparidad y la inestabilidad de esa virtud o sentimiento; y con formas ascendentes que emulan el anhelo hacia un mañana mejor.

El artista, aunque oriundo del Distrito federal, radicó durante lustros en esta ciudad, y actualmente reside en Miami, Florida, Estados Unidos; y es autor de una veintena de creaciones, entre las que destacan El Umbral del Milenio, Monumento al Bombero, Monumento al Policía Caído, Monumento a la Cruz Roja, Santa Teresa de Ávila, Monumento al Adulto Mayor, Monumento al Maestro, Cascada de Basaseachi y Busto de Miguel de Cervantes Saavedra, entre otras.

“La ‘Paloma de la Esperanza’ se habrá de convertir en un referente citadino que viene a aportar belleza y modernidad a esta comunidad fronteriza que se ha recuperado y sigue de pie, ante las duras circunstancias padecidas recientemente. Que ahora este monumento sirva para recordarnos a diario que siempre puede haber optimismo para salir adelante” expuso, en nombre de los aportantes, Sandoval Armenta.

Por su parte, Villalba Salas dijo que la escultura, “donada con la misma generosidad que tanto brinda esta ciudad a propios y a extraños”, contribuye a un hermoso panorama urbano que implica dinamismo, esfuerzo, trabajo, vida.