Entre la espada y la pared

Por Óscar Díaz

Todo tiene un límite y parece que la iniciativa privada dijo “hasta aquí”. Cansados ya de los desmanes, bloqueos y afectaciones de todo tipo directas e indirectas a la economía y producción de los estados de Oaxaca y Chiapas por parte de la CNTE, quien por cierto se empeña en exigirle al gobierno del Presidente un imposible –la abrogación de la reforma educativa-, la Coparmex y otras organizaciones patronales o de comerciantes y empresarios por fin alzaron la voz sacando las uñas y el colmillo para defenderse de lo que consideran una artera violación a muchos de sus derechos, entre ellos a sus derechos humanos, mientras que los gobiernos federal y locales no hacen nada para detener el problema.

Un elemento que ha agravado la situación es la tolerancia de las acciones radicales y delictuosas de la CNTE por parte de los gobiernos involucrados. Bajo el pretexto de construir un clima favorable para avanzar en una meza de diálogo no se ha querido ser coercitivo con el movimiento disidente y por ende se ha dejado de aplicar la ley en estricto sentido, omisión que según la IP de Oaxaca les ha provocado pérdidas ya por unos 4,000 millones de pesos, y no están dispuestos a perder más.

Después de varias semanas de sobrellevar la situación con exigencias verbales y reclamos mediáticos, hace un par de semanas y en congruencia con el liderazgo que ejercieron al impulsar la ley 3de3, ahora la Coparmex y otras organizaciones similares decidieron tomar la iniciativa sobre el tema y emprendieron una serie de acciones para presionar al gobierno a que cumpla y haga cumplir el estado de derecho.

El gobierno Peñista no quiere ensuciar más su imagen ni acrecentar sus negativos rumbo al 2018 y por ende lo que intenta es evitar la coerción de la fuerza pública y prefiere administrar el asunto a través de intentos de dialogo, por cierto hasta ahora fallidos, sin embargo ese margen que Peña necesita para dialogar se lo está construyendo a costa de la afectación de muchos derechos a miles de ciudadanos y empresarios que se están viendo afectados.

La estrategia de la IP es muy interesante, hace unos días promovieron un juicio de amparo contra los distintos gobiernos responsables argumentando que las omisiones de actuación y la inaplicación estricta de las leyes está violando sus derechos humanos, lo que se busca con esto es que un juez federal obligue al gobierno a actuar, esto a la vez que decidieron cerrar por un día más de 3000 comercios en protesta a lo que está ocurriendo, e incluso han desarrollado una estrategia mediática donde han advertido públicamente a la federación que estarían dispuestos a dejar de pagar impuestos de continuar este descontrol.

Felicidades a la IP que está tomando cartas en el asunto, así se construye el derecho y así se exige, su ventaja es que también forman un gran gremio con un peso específico la economía del país y por ende su voz debe ser escuchada. No son un simple ciudadano, es la IP organizada.

Vaya paquete que tiene Gobernación en las manos, ahora está entre la espada y la pared y no puede seguir negociando quedar bien con Dios y con el Diablo.