Enola Holmes

Por El Recomendador

Acaba de estrenarse esta película de la Warner Brothers con producción inglesa. Parte de la crítica internacional la califica como una bocanada de aire fresco que retoma los viejos relatos de Sherlock Holmes y de su hermano Mycroft. La novelista estadounidense Nancy Springer escribió seis novelas en las que hace aparecer a una hermana adolescente de los hermanos Holmes. Esta chica fue abandonada por su madre, a los 16 años, a causa de la lucha sufragista por el voto a la mujer y pasa a depender de su hermano mayor como un tutor incomprensivo y poco tolerante. La tutoría pasa casi milagrosamente a Sherlock que es más chipocles. Antes de abandonar a su hija, la mamá, la educó para que pudiera encontrarse de manera heroica pudiera hallar, sola y por sí misma, cómo vivir bien su vida y su propia vocación. Se sabía que tendría que batallar contra el mundo. La hija se convierte en detective y es tan inteligente como sus hermanos.

La sorpresa que se llevará el espectador que haya gustado de las novelas de Conan Doyle es que en esta película hay una manera de relatar a la antigüita de tal manera que, guardando las proporciones, se podría parecer a un relato contado por el mismísimo Charles Dickens. La película engancha, sobre todo, a los que ya estamos hartos de los relatos contemporáneos sobre elaborados llenos de sofisticación y de absurdos que hoy se acostumbran.

La muchacha aventurera se desenvuelve en un Londres que parece fascinante en la época victoriana. A algunos, el cuento, nos hace hasta pasar por alto que se trata del imperialismo inglés, y que escuchamos un cuento de las mil y una noches. Tan deseosos estamos de relatos que parezcan frescos. Millie Bobby Brown es la protagonista de esa historia que es, sin duda una actriz atractiva y simpática. Enola, si se escribe al revés se lee alone; es decir, sola y sin ayuda de nadie la chica ha de encontrar una nueva vida. En efecto, llega a adelantarse a su hermano Sherlock en el descubrimiento de un asesino al que se arriesga la vida misma echándole sangre para atraer a los tiburones, que llegan ansiosos a matarla.

Aunque la huida de la mamá en ningún momento aparece justificada en un motivo creíble, también esta explicación, digna de telenovela barata, la pasa uno por alto. Nos fascinan los Holmes y sus aventuras y no tenemos inconveniente en dejarnos seducir por una hermana inventada hasta el siglo actual.

De esta película dice un crítico que es “imperfecta pero razonablemente disfrutable…”, mas junto a los bodrios tan recargados y absurdos a que esta industria del entretenimiento nos tiene acostumbrados, confieso que esta historia aún con sus flashbacks exagerados se deja ver y hasta seduce.

Compartir
Artículo anterior¡Qué prueba!
Artículo siguiente¡Ay! Andrés y los medios