Enfocando Datos: Termina “Luna de miel” para EPN

Por Juan Carlos Ochoa

A un poco más de un año de que Enrique Peña Nieto asumió el poder ejecutivo del País podemos decir que la tan conocida “luna de miel” como es llamado el período inicial de un gobiernante, ha terminado.

Decimos que este estado de ánimo se acabó al menos en la ciudad de Tijuana debido a los recientes resultados arrojados en la más reciente encuesta de FOCUS que se publica en esta edición. 

Los indicadores permiten visualizar la diferencia de la evaluación que hacen los ciudadanos con respecto al desempeño del presidente en un período de un año, y déjeme decirle que son sorprendentes porque en la mayoría de ellos las opiniones aparecen invertidas.

Hace un año (marzo 2013), el 57% aprobaba la gestión de EPN, ahora solo lo hace el 23%, una estrepitosa caida de  34 puntos porcentuales. Hace 1 año solo una tercera parte de los entrevistados  (31%) opinaba que el país iba por el camino equivocado, ahora el 74% piensa de esa manera.

Podemos ver como ahora el pesimismo se adueña de las percepciones, prácticamente la mitad (48%) dice tener Nada de confianza en que EPN pueda sacar adelante a México y una cuarta parte (26%) tiene poca confianza.

Los indicadores no dejan duda de que en los últimos 12 meses algo sucedió que afectó tremendamente el ánimo de las personas, si lo analizamos es algo muy lógico.  Cuando se pregunta por los principales logros de EPN la mitad dice que son las reformas y un 14.5% la mejora en las relaciones internacionales, ambos temas que al menos de manera inmediata no le generan ningún beneficio tangible al ciudadano. 

Las reformas seguramente traerán beneficios pero perceptibles al largo plazo. Lo que sí podemos sentir de inmediato es el aumento del 50% de la tasa del IVA que ha disminuido el poder adquisitivo de las personas, así como también el constante aumento al precio de los combustibles y mayor control fiscal, que solo provoca que el ciudadano se sienta aprisionado y más estresado.  Y si agregamos que no hay crecimiento en la economía y que existe un ambiente  generalizado en el que los recursos no fluyen,  se agudiza más la percepción de crisis.

Cuando hay elecciones se dice que las personas no votan ni el corazón ni con la razón, si no que votan con el bolsillo, si lo tienen lleno se sentirán favorecidos y querrán continuar de esa manera, pero si tienen vacío no existirán razones que los puedan convencer para no cambiar de rumbo.

Se dice que el presidente tenía que echar toda la carne al asador para sacar las reformas en su primer año de gobierno ya que después sería muy complicado realizar.

Esperemos que estas reformas pronto den frutos que la gente pueda ver y sentir,  de lo contrario afectará gravemente el bienestar de los ciudadanos, las percepciones negativas sobre el desempeño presidencial se afianzarán y será muy complicado poderlas cambiar.

*El autor es director de Focus Investigación de Mercados