Encuentro: Ojo con las consultas populares

Por Gastón Luken

¿Serán puro cuento chino?

La consulta popular nace de la reciente reforma política federal. Abre una nueva vía de participación democrática para que los ciudadanos opinemos a favor o en contra de temas nacionales. Las consultas pueden cambiar leyes secundarias pero no pueden modificar la constitución. La Suprema Corte validará si se pueden efectuar o no.

La consulta es una excelente idea sin embargo los requisitos para iniciarla y además realizarla exitosamente son exigentes por decir lo menos. En el caso que la consulta sí se pueda realizar requiere la participación de por lo menos el 40% de los votantes para que la misma tenga efecto legal.

Los partidos políticos más importantes de México han salido al ruedo buscando estrenar este mecanismo. El primero fue el PRD que busca preguntar a los mexicanos si estamos de acuerdo o no con la reforma energética. El PRD no lo está y busca que la gente se exprese en ese sentido con la idea de revertir dicha reforma.

Todo esto muy interesante salvo un pequeño detalle; la reforma energética fue una reforma de rango constitucional de tal manera que la Suprema Corte con fundamento legal no autorizará dicha consulta. El PRD ya lo sabe pero seguramente se hará el sorprendido ante la negativa de la corte.

El segundo en salir al ruedo fue el PAN que busca preguntar si estamos de acuerdo o no con el monto actual del salario mínimo. La pregunta es por decir lo menos retórica. El necesario aumento de los salarios no debe ser por decreto sino por la vía de la productividad.

¿Acaso el PAN no recuerda cuando el Presidente Lopez Portillo decretó el tristemente célebre aumento de 10, 20 y 30% a los salarios que detonó una inflación tan galopante que sumió en la pobreza a millones de mexicanos y de la fuerte reacción de Manuel Clouthier en contra de esa medida populista?

Y para no quedarse atrás el PRI pretende se nos pregunte si estamos de acuerdo con eliminar 100 diputados plurinominales y todos los senadores plurinominales. Otra pregunta retórica.

La conformación del Poder Legislativo es asunto de carácter constitucional de manera tal que la Suprema Corte también le dará palo a esta consulta. El PRI lo sabe perfectamente y también se dirá sorprendido por la negativa de la corte. Si el PRI realmente quisiera que su propuesta muy buena, siempre y cuando se mantengan los equilibrios de representación, sea realidad lo único que tiene que hacer es presentar la iniciativa de ley y dejarse de andar por las ramas con la consulta.

La consulta popular es un buen mecanismo para que los partidos cierren un poco la brecha que ellos mismos han generado con los ciudadanos sin embargo estas tres consultas no lograrán ese propósito pues tienen todas las características de ser puro cuento chino.

Correo: gastonluken@gmail.com