¿En serio?

Por Oscar Díaz Gómez

Lo escucho, lo veo y todavía no lo creo, pero parece que la iniciativa arranco muy en serio. Como ya se ha difundido de hace unos días para acá, algunos elementos de la policía municipal de nuestra ciudad han iniciado con la implementación de un programa empujado por empresarios de la localidad junto con el XXI Ayuntamiento Municipal en el cual se les ha dotado de videocámaras para que porten en sus solapas y uniformes con la intención de registrar toda actividad llevada a cabo durante su labor cotidiana, algo así como lo que sucede en las películas y en la vida real de algunos otros países mas avanzados, pero que hasta hace poco era impensable en nuestra realidad.

 

Me parece una extraordinaria noticia que algo así pueda suceder en Tijuana, honestamente les confieso que no lo vi venir, es una medida emprendedora en serio por parte del Consejo Coordinador Empresarial, a quien tendríamos que darle un aplauso por llevar a cabo tan noble y visionaria implementación, dando un salto largo de golpe que nos está catapultando a una justicia cotidiana más moderna, transparente y más eficiente.

Con este tipo de acciones se contribuye al mejoramiento de la percepción popular respecto de la actuación policial, y que se hace algo notorio por mejorar el servicio de esta corporación dando así un gran paso hacia las mejores prácticas internaciones en la materia, puesto que se trae la vanguardia y se mejora la sensación de legalidad.

Hace unas semanas aclare en esta columna que es perfectamente legal que los ciudadanos video graben a los policías mientras estos hacen su trabajo, ahora tengo que decirlo, también es perfectamente legal (y deseable) que suceda al revés, y con esas circunstancias parece que habrá piso parejo para todos, tanto policías como ciudadanos estarán siendo grabados los unos por los otros con la intención de transparentar todo lo que suceda en la interacción entre ambos.

Es importante decir que aún con ello los malos policías seguirán siendo malos, y que no se convertirán en buenos solo por traer una cámara grabando, pero sin duda la medida abona en buena parte a la transparencia de las extorsiones policiales, de los abusos de autoridad, del cohecho y de la mochada, ojala que a esta gran idea también se le sumen posteriormente temas como la estandarización de las practicas policiales municipales. Diversos estudios científicos sustentan que cuando la gente se siente vigilada u observada tiende a cuidar su comportamiento y a realizar acciones que se consideren éticas o correctas, y ese es justo el efecto secundario que se pretende lograr con esta medida, en primer termino es importante que se grabe y se registre todo lo que realmente sucede en el día común de un policía y sus incontables aventuras laborales, pero en segundo termino se creará una sensación en la que todo el mundo intentará comportarse mejor, tanto policías como ciudadanos, al quedar desnudo su comportamiento ante los ojos del C4.

Habiendo dicho todo eso solo me resta agregar que una vez implementado el sistema habrá que fortalecerlo, promocionarlo y vigilar a todo aquel que lo quiera boicotear, por que sin duda habrá de pisar mas de uno o dos callos.

 

diazgomez_asoc@hotmail.com

 

El autor es Abogado litigante titular del Despacho Jurídico DIAZ GOMEZ & ASOC., egresado de la UABC, con Maestría en Derecho Constitucional y con Especialidad en Derecho Civil, Mercantil y Familiar.