En pantalla: Vivir bien y vivir feliz

En Tijuana tenemos muchas estaciones de TV. Estas nos ofrecen diversas programaciones. Según nuestro humor y estado de ánimo, procuramos buscar nuestras favoritas para cada momento. He visto que el canal diez punto dos del sur de California pide a sus sintonizadores: ¡Vive bien!

Pero ¿qué significa vivir bien? ¿Acaso vivir feliz? No, no: Vivir bien se refiere a tener bienes materiales y alegría para pasarla bien. En cambio, ser feliz es algo más complicado porque no bastan los bienes externos –las cosas- para ser feliz. Los bienes son condición necesaria pero no suficiente para ser feliz. La felicidad requiere riqueza interior de vida. Es el tesoro en el que cada individuo pone su corazón. Se logra o no se logra ser feliz; pero eso, no depende de los bienes materiales, se refiere, más bien, al espíritu humano que no tiene límites.

La felicidad tiene que darse como consecuencia de la virtud. Los diez mandamientos son el mejor itinerario hacia la felicidad –muchos insensatos que no los entienden, los ven como puras prohibiciones-. Y estos mandamientos que son el camino para ser feliz tienen su pleno cumplimiento en las bienaventuranzas del Evangelio.

El caso de Job es significativo: Tenía todas las riquezas exteriores que un hombre podría soñar. Le fueron quitados todos sus bienes, incluido el de la salud; y, sin embargo, siguió siendo feliz. El secreto de la felicidad es un tesoro escondido en el fondo del espíritu humano y el psiquiatra Víctor Frankl nos lo recuerda lo siguiente:

“No ames el éxito. Cuanto más lo ames y lo tomes como un objetivo, más te alejarás de él. El éxito, así como la felicidad, no pueden ser perseguidos; deben suceder, y sólo suceden como efecto colateral de una dedicación personal a una causa mayor que uno mismo o como producto de la entrega a una persona que no es uno mismo. La felicidad debe suceder, y lo mismo vale para el éxito: debes dejarlas suceder en lugar de preocuparte por ellas”.

Para intercambiar y elegir mejor nuestra programación de TV hago dos preguntas a mis amables lectores.

 

PRIMERA:

¿Cuál es su estación favorita para vivir bien? La que le sugiere mejor cómo tener acceso a satisfacciones como comer bien, vestir bien, adelgazar, comprar cosas prácticas, guisar sabroso, pasear a gusto, compartir cosas con la familia, jugar con nuestros perros, adornar mejor algo, etc…

 

SEGUNDA:

¿Cuál es su estación favorita, la que le sugiere mejor cómo ser interiormente feliz? Aquí me refiero al camino para lograr paz interior por medio de la belleza, del bien, de la verdad, la justicia, el amor, etc. Un camino que nunca cobra con crudas, resacas, indigestiones, angustias, harturas o náuseas…

Un complemento necesario a sus dos respuestas: Agregar el por qué eligió esas dos estaciones.

Arriba doy mi correo electrónico; también puede contestar al mmarquez@infobaja.info.

En quince días más compartiré la información y retroalimentaremos los gustos de los lectores en esta columna. Gracias anticipadas si acepta esta contestar esta encuesta.