En pantalla: ‘¿Sabes quién vino?’ y ‘Línea de Emergencia’

¿Sabes quién vino? (Carnage) (2012) Una comedia de humor negro que ironiza sobre el pacifismo falso y la tolerancia hipócrita. Se transparentan los cambios en las parejas venidos de sucesivos matrimonios y divorcios.

 Se denuncia el doble discurso: No se quieren hijos pero los que se tuvieron o sufren abandono o tiranía. Un cónyuge culpa al otro cónyuge y al mundo. Se repudia el matrimonio, pero no se soporta la soledad. Y la compañía harta, se vuelve soledad en compañía. En  los divorcios sucesivos se maneja también el doble discurso.

Las actuaciones son espléndidas: Jodie Foster y Kate Winslet, provocan a los maridos y desatan el caos. El director es el discutido Roman Polanski, que se recrea en desnudar despiadadamente las relaciones entre las parejas contemporáneas y  su doble discurso.

La película se basa en una comedia negra titulada “Carnage”, o “Un dios salvaje”. El conflicto entre dos niños desata algo inesperado en una reunión amable e inocente. Los maridos no resisten la contradicción que anida en ellos mismos ni la de sus esposas.

Una reunión “conciliadora” “educativa” se torna agresiva cuando los cuatro protagonistas intercambian sus hartazgos. Entre los cónyuges, tal vez lo que alimenta la vida en común sea la necesidad de descargar la ira y la frustración. La reunión “conciliatoria” destinada a la  conciliación de los hijos pleitistas se  ve carcomida por la sensatez de los papás “conciliadores”. Se abre la caja de Pandora: Una secuencia de contradicciones lleva al final inesperado que no es sino la expresión de  la náusea que hoy se vive: el hartazgo de la vida en común. Una divertida batalla campal con muy abundantes ironías y sarcasmos.

La comedia nos interpela a todos acerca de si realmente somos pacifistas, tolerantes, comprensivos, como decimos ser. Si de verdad atendemos y entendemos a nuestros niños; o por el contrario, debajo de un doble discurso se ocultan tendencias machistas, prejuicios, venganzas y frustraciones, monstruos agazapados, como serpientes o “el dios salvaje” a que alude uno de los protagonistas.

Se trata de hacer pensar, en medio de la risa, en las contradicciones de un mundo vuelto loco. El dramaturgo y el cineasta caracterizan así la vida contemporánea.

Polanski, es, sin duda un genio contagiado del relativismo, subjetivismo y escepticismo… Destaca la figura del abogado tramposo, esclavo de su celular que lucra recomendando salidas tramposas para sus clientes, exitosos vendedores de productos fraudulentos.

Cuando un añejo whisky es probado, la sobriedad se va, comienzan los dardos sarcásticos de las mujeres contra los maridos y viceversa. Las matronas son agresivas, dominantes y llenas de agravios. Es la onda postmoderna; el subjetivismo de cada quien, la ausencia de virtudes que pudieran unir y dar sentido a lo que se va viviendo. Nos interesaría ver también esta obra bien traducida en Teatro, cosa que parece difícil.

 

 “Línea de Emergencia” (The Call, 2013) Netflix. Una joven raptada y una compasiva operadora del 911 trabajan juntas por teléfono para evitar que un peligroso asesino en serie ataque de nuevo. Predomina la compasión humana y el deseo de justicia. Excelentes actuaciones. Emocionantes aventuras.