En espera de legalización de bodas gay

BOGOTA.— La comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero espera que una alta corte colombiana dé su visto bueno el martes al matrimonio entre parejas del mismo sexo en Colombia.

 
Con ello, colocaría al país junto a Argentina y la Ciudad de México, que ya permiten esas uniones, a las que se oponen con vehemencia las Iglesias católica, evangélica y anglicana en esta nación andina.
 
La Corte Constitucional, la máxima autoridad colombiana para dirimir asuntos de la Carta Magna, debate el tema del matrimonio de parejas del mismo sexo debido a una demanda presentada el 29 de noviembre del 2010 por un grupo de abogados y activistas de los derechos de los gay.
 
Los demandantes alegaron que expresiones como "un hombre y una mujer " y "de procrear", incluidas tanto en la Constitución como en el Código Civil al momento de definir a la familia y el matrimonio, violan derechos como los de la igualdad y el libre desarrollo de la personalidad consagrados en la misma Constitución.
 
Los nueve magistrados estudian el tema desde principios de año y se espera que anuncien una decisión en la jornada, según han dicho grupos defensores de los homosexuales. El asunto de la definición del matrimonio civil figura en la agenda de sesiones de la Corte en su página de internet.
 
De acuerdo a una publicación de AP, no hay una hora exacta para que los magistrados den a conocer su decisión.
 
Ya desde 2007, la Corte Constitucional comenzó a reconocer varios derechos a las parejas homosexuales que, a través de tutelas o acciones de amparo, exigían igualdad en su tratamiento legal: la Corte reconoció derechos como a afiliarse al sistema de pensiones y salud, entre otros. En abril pasado, el mismo máximo tribunal falló a favor del derecho a que las parejas del mismo sexo hereden por la muerte de uno de ellos.
 
Sin embargo, dicen los grupos activistas, falta la modificación legal para que el matrimonio no se defina sólo como la unión de un hombre y una mujer, como dice la Constitución al definir a la familia.
 
El viernes, y ante el inminente fallo judicial, las iglesias católicas, ortodoxa, evangélica y anglicana dijeron en un comunicado conjunto que, aunque "no cesaremos de respetar y acoger como personas, hijos e hijas de Dios que son a quienes sufren tendencias homosexuales", las parejas del mismo sexo "no pueden constituirse (en) un verdadero matrimonio o una verdadera familia… y mucho menos se puede atribuir a esa unión el derecho de adoptar" niños.
 
Grupos como el no gubernamental Colombia Diversa, que defiende derechos de la comunidad gay, reconoce que ha habido avances en este país de 46 millones de habitantes, donde la mayoría se declara católica.
 
Aunque no hay cifras oficiales, Colombia Diversa calcula que al menos entre 8% y 10% de la población sería gay, y al menos 300.000 colombianos viven formando parejas del mismo sexo.
 
Las uniones civiles entre homosexuales ya son legales en Uruguay, Buenos Aires y algunos estados de México y Brasil.
 
La Ciudad de México legalizó el matrimonio gay en diciembre de 2009, pero fue Argentina en julio de 2010 el primer país latinoamericano que legalizó el matrimonio entre homosexuales en todo su territorio, lo que les da mucho más derechos que una unión civil, incluido el de adoptar y de heredar posesiones.
 
(Información tomada de AP)