Empezando por el principio

Por Dante Lazcano

La lógica nos indica que la etapa más importante para ganar el campeonato de la NFL es cuando inicia el Super Bowl, o bien, el inicio de la temporada regular cuando todos los equipos arrancan 0-0.

Pero conforme pasa el tiempo reconfirmo que es en esta etapa, la que está iniciando, como ir al NFL Combine a evaluar talento, contratar a agentes libres y seleccionar jugadores en el draft, en la que una directiva construye o reconstruye a la escuadra con la que eventualmente ganará el campeonato de la liga.

Recordemos que llegar al juego de campeonato y eventualmente ganarlo no es más que el reflejo de un proceso que inició cuando el invierno está terminando y en la pretemporada simplemente será el tiempo en el que se ajustarán las piezas con la que los equipos pretenderán ganar el campeonato.

Los jefes de reclutamiento de los 32 equipos prácticamente ya resolvieron a quiénes y cómo tomarán en el draft, dependerá de cómo se den las cosas durante cada una de las siete rondas, siempre sobre la base de necesidades que presentaron un año antes durante los 16 partidos.

Al margen de la oferta que hace la NFL al sindicato de jugadores en el sentido de expandir la temporada a 17 partidos, los movimientos que se hagan en el lapso de los siguientes 45 días definirá el rumbo de las franquicias ya sea para bien o para mal.

Y es cuando en el caso de los Chargers extrañamos más la figura de Buddy Nix, quien fuera jefe de reclutamiento de los electrizantes, pues fue el encargado de armar a aquel gran equipo encabezado por Tomlinson, Gates, Jackson Merriman con todo y chochos, ya que después de él nada ha sido igual a la hora de ir por talento.

¿Y mis Chargers apa?

En el caso de los  Chargers sigue siendo una incógnita acerca de lo que tomarán en la primera ronda pues necesidades tienen en todas las áreas.

Ante el hecho que Philip Rivers se fue y que prácticamente es un hecho que jugarán con dos “corebacs” como Taylor y Stick, e insisto, la innumerable cantidad de necesidades, todo se perfila para que la primera selección de los electrizantes sea un liniero ofensivo, pero no olvidemos que al final en el draft se toma al mejor jugador disponible.

No olvidemos que el equipo terminó con una de las tres peores unidades a la hora de correr la pelota, pero si no hay una línea confiable difícilmente serán capaces de mover el ovoide, mucho menos de proteger al pasador.

A esto agréguele que tienen prácticamente disponible una tercera parte de recurso por debajo del tope salarial y del que están obligados a invertirlo en contratos, por lo que si alguien tiene la cabeza en la guillotina, en caso de fracasar al final del 2020, es Tom Telesco, pues no hay excusa ni pretexto para volver a terminar con marca perdedora en el año que estrenarán estadio.

Mis dos centavos

Parece fácil.