Embajada y Consulado de los EE. UU. en México emiten recomendaciones por temporada de huracanes

Vista de la costa mexicana durante la temporada de huracanes, recordando las precauciones y recomendaciones para la seguridad pública. Fotografía: Archivo

Redacción/Infobaja

Tijuana.- La temporada de huracanes en México se extiende desde mayo hasta noviembre, con la mayoría de las tormentas desarrollándose entre julio y octubre tanto en las costas del Atlántico como del Pacífico.

Estos fenómenos meteorológicos pueden provocar inundaciones repentinas que ponen en riesgo la vida, vientos peligrosos, olas y corrientes de resaca traicioneras, además de otras condiciones peligrosas.

Las lluvias torrenciales asociadas con estas tormentas pueden causar inundaciones a cientos de millas tierra adentro, a veces durando varios días después de que la tormenta se disipe. Tormentas menores pueden convertirse rápidamente en huracanes, limitando el tiempo disponible para evacuar.

Es probable que haya daños significativos en la infraestructura, como carreteras, servicios eléctricos, y de teléfono e internet, así como graves escaseces de alimentos, agua, alojamiento y suministros médicos y de instalaciones. Las tormentas pueden resultar en el cierre de aeropuertos o limitar la disponibilidad de vuelos. Los ciudadanos estadounidenses en áreas afectadas pueden enfrentar retrasos para regresar a casa y pueden tener que quedarse en refugios de emergencia con recursos limitados de alimentos, agua, medicinas y otros suministros.

Acciones a Tomar:

  • Monitorear el Centro Nacional de Huracanes y el Servicio Meteorológico Nacional de México para obtener actualizaciones sobre la actividad de las tormentas y la respuesta de emergencia.
  • Asegurar que los documentos de viaje de EE. UU. estén actualizados y contar con un seguro de viaje para cubrir gastos inesperados.
  • Si reside en México, preparar un kit de emergencia para huracanes.
  • Si se emite una vigilancia o advertencia de tormenta, monitorear los medios locales para obtener actualizaciones, seguir las instrucciones de los funcionarios locales y, en caso de emergencia, llamar al 911.
  • Mantener informados a su familia y contactos sobre su estado antes, durante y después de la tormenta.