Eliminan por decreto cobro de la caseta de Playas de Tijuana

El Gobernador Bonilla (izquierda) saluda a automovilistas que cruzan la caseta de Playas sin necesidad de pagar; a su lado se encuentra Mónica Jiménez, residente que encabezó los esfuerzos ciudadanos para la eliminación del cobro. Fotografía: Cortesía

Redacción/Infobaja

Tijuana.- El gobernador Jaime Bonilla Valdez signo un decreto que permitirá al estado la administración del tramo de la carretera escénica desde la caseta de Playas de Tijuana hasta el municipio de Playas de Rosarito y con ello se eliminó la cuota en este trecho.

Desde hace varios años, colonos del tramo correspondiente han reclamado la eliminación del pago de la caseta para residentes, sin tener mayor respuesta de las autoridades.

Inclusive Bonilla había prometido atender este asunto como senador de la República ante el grupo de residentes encabezados por Mónica Jiménez.

“No hay plazo que no se cumpla”, dijo Bonilla Valdez y reconoció la larga lucha de los residentes de esta sección de la delegación Playas de Tijuana.

En un acto que simbolizó la «liberación» de la caseta de cobro de Playas de Tijuana, el secretario General de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano, dio lectura al decreto que fue publicado en la edición número 39 del Periódico Oficial del Estado.

«La recaudación de la caseta de peaje de Playas de Tijuana, se convirtió en un ingreso muy importante para el gasto corriente del Gobierno Federal, generando 5 millones de pesos por semana”, se lee en el decreto. “Asimismo en las inmediaciones del tramo carretero, es también lugar de residencia para 12 mil familias bajacalifornianas, que al cruzar diariamente para hacer sus actividades cotidianas su economía se ha visto seriamente afectada al gastar más de mil pesos por semana en casetas, casi el 35 por ciento de su salario».

Caminos y Puentes Federales (Capufe) brindaba un apoyo a residentes con un descuento del 50 por ciento del importe del peaje carretero, pero para obtenerlo era una tramitología engorrosa, dejando fuera también al resto de la población, señalaron.

Construida en 1967, la carretera escénica Tijuana-Ensenada en un inicio se convirtió en autopista de peaje, con la finalidad de sufragar el costo de inversión de la infraestructura. No obstante, continuó con el cobro décadas después de que se recuperó la inversión.

Con la cuota se brindaba mantenimiento a la carretera y se le daba al automovilista derecho a un seguro durante su recorrido.

En el marco de la ceremonia, el Gobernador entregó «las llaves» de la caseta al fiscal General del Estado, Guillermo Ruiz Hernández, con el fin de que la caseta de cobro se transforme en una “caseta de seguridad” y buscar así inhibir hechos delictivos en la zona, pues una de las preocupaciones de los residentes era que al retirarse el peaje pudiera incrementarse la inseguridad en la zona.

Bonilla Valdez explicó que la Secretaría de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Reordenación Territorial (Sidurt) absorberá los gastos de mantenimiento y de operación.

En el acto estuvieron presentes residentes de la parte en cuestión de la carretera escénica Tijuana-Rosarito, entre ellos Mónica Jiménez quien encabezó los esfuerzos para eliminar el cobro; así como el diputado federal, Erik Morales, quien dijo Bonilla Valdez trabajó bastante para conseguir esto.

En un mensaje enviado tiempo después, el presidente municipal de Tijuana, Arturo González Cruz, felicitó al Gobernador y reconoció sus gestiones ante el gobierno federal para exentar de peaje a los conductores.

Terminado el acto, el Gobernador invitó a los presentes a encaminarse a la caseta para dar la bienvenida a los automovilistas que pasaban sin cobro alguno.