Elegir entre narrativas de moda

Por El Recomendador

Detrás de cada narración que elegimos hay una ideología. A pesar de que la industria del espectáculo tiene como su meta principal hacer dinero con la explotación de las bajas pasiones siguiendo sus propios algoritmos. Elevar la calidad artística de sus relatos, en realidad, no les importa. Destaco aquí tres ideologías casi siempre presentes en lo que usted elija ver en su pantalla: 1.- La postura pesimista: el mundo está podrido sin remedio, hay que buscar salidas como sea; 2.- La ideología del éxito y de la vida frívola, el sexo desenfadado, la fama y la riqueza. 3.- Mostrar la desilusión política ante la falta de justicia y de buenos gobiernos; y, 4.- El recurso barroco que busca en la fantasía una salida y recurre a la mezcla de mitos, ciencia, superstición y hasta fe religiosa (le ahorro, por hoy, al lector la referencia a superhéroes, zombis y vampiros).

1.- Buenos días, Verónica (Bom Dia, Verônica). Serie brasileña. La guapa y talentosa Verónica (Tainá Müller) se empeña en ser detective para castigar feminicidios y crímenes contra la mujer, de un maniaco con poder. Quiere, a la vez ser, esposa, madre de familia y convaleciente que supera una tragedia familiar. Conforme el argumento transcurre, ella se va dando cuenta de que todo el sistema de investigación de delitos y de la justicia están estragados y vendidos al crimen con la complicidad de todo el poder y que no hay más salida que…

2.- Emily en París (Emily in Paris). Una joven y hábil profesional en mercadotecnia es enviada a París para aportar a una multinacional el estilo de ventas norteamericano a la empresa en Francia. Ahí se enfrenta a un idioma y recibe algunas agresiones de parisinos intransigentes y egoístas. Pero no le afecta, porque la chica se fascina con la ciudad y también con el mito de las costumbres sexuales francesas que festejan desenfadadamente el adulterio que todos admiten como inevitable. La chica es también de costumbres ligeras y le va bien.

3.- Tijuana. Telemundo al producir esta serie lo único que corrompe es al español que hablamos y que es arrastrado al vocabulario más rastrero que, en realidad, nadie usa. Esta vez, Telemundo trata relativamente bien a nuestra Ciudad. Relata la historia de un semanario que intenta ser independiente e investigar el crimen y la corrupción. Se destaca a un singular magnate y la perversión de las elecciones, el tráfico de drogas; y, de paso, el tráfico de menores y de migrantes. La serie trae moralina: querer decir la verdad en el periodismo cuesta la vida en México.

4.- Cronos. Nuestro talentoso director Guillermo del Toro hace de las suyas con esta película: “Cronos es un artefacto creado por un alquimista medieval, en cuyo interior se encuentra instalado un insecto, que se alimenta de sangre y tiene el poder de ofrecer la eterna juventud” (Cfr. FILMAFFINITY). Dice el crítico Heat: “La tensión entre historia, ciencia y religión se vuelve palpable…Cronos presenta a un cineasta dirigiendo con alegría una sinfonía de tonos y detalles cinematográficos. Guillermo parece que dijo que su película es “una fábula moral sobre el deseo de no perder el alma y la virtud, y exaltar el amor entre abuelo y nieta por el cual se redime el protagonista”.