Elefantes, animales de mucho cuidado

Son el segundo animal más grande del mundo y también son el símbolo de “El Espectáculo más Grande del Mundo”, por lo que el Ringling Bros. and Barnum & Bayley se ha ocupado en que la gente pueda seguir disfrutando de lo maravilloso que son estos animales.

 

Este es el único circo que tiene un Centro de Conservación del Elefante en donde se dedican a cuidar estos animales, es un lugar donde nacen y donde se retiran, además es un centro de investigación y reproducción de elefantes.

Alex Vargas, el superintendente al cuidado de los elefantes platicó con Infobaja sobre los cuidados que tiene y debe tener el circo con sus animales. Él proviene de una familia de cinco generaciones de artistas circenses; ha trabajado también con otros animales, a quienes considera como parte de su familia y de sus tradiciones.

 

¿Cómo cuidan a sus elefantes?

Es un cuidado muy especial porque la empresa es muy grande, los empresarios de Ringling Bros. nos dan la oportunidad de trabajar con estos hermosos animales y porque ellos ponen la cantidad que necesitemos para darles todas las facilidades a los animales, de lo que necesiten.

Por ejemplo aquí nosotros tenemos comida para los animales 24 horas al día. Tenemos pasturas, frutas y verduras, agua 24 horas al día; 20 personas trabajamos con 9 elefantes y estamos en turno 24 horas al día, cuidándolos y dándoles lo que necesiten. Los veterinarios vienen una vez por semana a darle un chequeo general a cada elefante…

 

¿Cómo los entrenan?

El entrenamiento es muy fácil porque el animal ya por naturaleza se acuesta, se sienta, se para de cabeza, se para en dos patitas, uno lo único que les enseña es el comando. ¿Cómo les enseña uno el comando? Enseñándole con señas lo que uno quiere, por decir, si yo quiero que levante la patita yo le digo “foot”, cuando nosotros lo tocamos él levanta la patita se le da una gratificación, que es una banana, un pan o una manzana. El pan es algo que a ellos les encanta, se comen toda una barra de pan completa.

 

¿Cómo es el área en donde están los animales mientras no están en el show?

Siempre están en el circo, tenemos unas carpas donde ellos están. Las carpas miden 40 por 120 de largo, y dentro de las carpas tenemos un piso especial para los elefantes, un piso de madera especial donde ellos se acuestan, nosotros los bañamos, afuera de la carpa tenemos otra instalación de 50 pies de ancho por 140 de largo, donde hay arena, llantas, madera, con lo que los elefantes juegan durante el día, se echan tierra en el cuerpo, es parte de su naturaleza.

 

¿Hay algún elefante con el que esté más encariñado?

En verdad de todos, pero ahorita tenemos dos pequeñitos que siempre los estamos cuidando y estamos siempre al pendiente de ellos porque andan alrededor de los grandes, cuidamos que siempre estén jugando bien, que tengan todo lo necesario, y pues son los bebés aunque a la edad de ellos de cuatro años, un elefante es un adolescente.

 

¿A los cuántos años empiezan a participar en el circo?

Aproximadamente a los cuatro o cinco años ellos empiezan a trabajar, se tienen que acostumbrar a la luz, al sonido, a la gente, al ruido, a los colores. Para eso hay un ensayo, los caminamos todos los días para que reconozcan el terreno, para que le tengan confianza a uno, darles el respeto que ellos se merecen, si no les gusta algo, bueno, vamos por otro lado. Y así es como empezamos, dándoles a conocer nuevos lugares.

 

Hábleme sobre el centro que tienen en Orlando.

Ahí hay elefantes machos y hembras, y se invierte mucho dinero para conservar a los elefantes. Esta es la única compañía en el mundo que tiene más de 50 elefantes en la conservación más los que andan en gira. Entonces han crecido muchísimos elefantes, y ahorita hay elefantes que ya van a nacer el próximo año.

Las instalaciones son muy grandes, tienen todas las facilidades del mundo, los elefantes andan entre los árboles, tierra, el agua.

 

¿Es verdad que los elefantes viven más en cautiverio que en libertad?

Tenemos comprobado que los elefantes en su hábitat viven aproximadamente de 40 a 45 años de edad, porque ellos viven de lo que tienen, pero desgraciadamente la gente sigue agarrando más y más espacios de los animales y los están empujando a un lado, entonces no encuentran comida o agua.

En el Centro de Conservación de Ringling tenemos elefantes que ya tienen hasta 75 años, aquí se les da todo lo que necesitan medicinas, agua que es muy importante por el peso del animal, tenemos un elefante que pesa 10 mil libras, ¿te imaginas lo que come este elefante?

 

Volviendo a los animales del circo, ¿cómo los trasladan?

Hay unos vagones en el tren que fueron hechos especialmente para ellos, se les han arreglado única y especialmente para transportar elefantes, y hay gente que viaja con ellos cuidándolos, cuidando que tengan el aire necesario, ahorita con el calor que tengan abanicos, comida y agua.

Ellos llevan radios y teléfonos por cualquier emergencia.

 

En Estados Unidos cuidan mucho las leyes para proteger animales, ¿Ustedes tienen que cumplir con estas?

La regulación es muy importante en el circo porque constantemente USDA (el Departamento de Agricultura de Estados Unidos) y, Animal Control vienen y nos hacen supervisión en cada ciudad, vienen a revisar las instalaciones, los animales, los papeles de los veterinarios, las medicinas que se les da, que estén en el peso correcto, el espacio de cada animal, cada cuánto se les da comida y agua, es mucha regulación pero en “El Espectáculo más Grande del Mundo”, que es Ringling Bros. se les da todas las facilidades y lo que necesitamos ellos nos lo dan.

Como ahorita con el calor nos dan coolers, o los abanicos con agua para que estén más frescos y tranquilos.

 

¿Cómo la gente puede darse cuenta que los animales están sanos?

Muy fácil, cuando están sanos ellos andan corriendo, jugando, caminando, comiendo más que nada… si tú tienes un perro en casa o algún animal te vas a dar cuenta cuando el animal está enfermo porque no come, no toma agua y anda con la cabeza agachada. Uno lo sabe por experiencia, todos los animales es lo mismo, ellos no comen, es su manera de demostrar que necesitan algo.

 

¿Les han afectado las protestas de quienes están en contra de los animales en el circo?

No nos afecta porque nosotros hacemos un trabajo al 100% y nos dedicamos a cuidar animales. Yo soy de cinco generaciones de artistas de circo, desde que yo nací he estado alrededor de elefantes, tigres, caballos, chimpancés, los animales son parte de mi familia, de nuestras tradiciones.