El verdadero nivel

Por Dante Lazcano

Aunque a mi editor lo puse de meganervios por aquello del cierre de edición y no le llegaba mi colaboración, quise esperar hasta el último momento para hacer un breve análisis futbolero acerca del momento de simulación glorioso que vive el equipo que representa al sector profesional de la Federación Mexicana de Futbol (FMF).

De arranque les digo que pueden consultar mis cuentas en redes sociales para que comprueben que desde el martes a medio día pronostiqué que al equipo verde le pegaría Suecia 2-0, perdón por equivocarme en el marcador, terminó  peor.

Lo único que espero después de esto es que el equipo mexicano ni es lo que nos han dicho ni tampoco está como para  pensar en que se cumplirá la profecía de los Simpsons.

A mi esposa se lo dije: con Alemania van a ganar por el simple hecho que las casas de apuestas nunca pierden, ojo, aclaro, no digo que las cosas estén arregladas pero explíquenme entonces.

Quizá no me supe explicar, pero al final si los verdes ratones le ganaron a Alemania, ganadores del mundial pasado de la selección de Argentina, fue a un equipo en el que los germanos piensan en un proceso, están pensando a futuro pues ni jugó Klose o Podolski, por ejemplo, en cambio mandaron a puros chavos, pero esos chavos el siguiente mundial irán por el campeonato mientras que los verdes estarán pensando, ilusamente, en jugar el inalcanzable quinto partido.

Es cierto, derrotaron a Corea, un equipo inferior en todos sentidos al mexicano, y fue cuando todos los hicieron monarcas, pero se les olvidó que les faltaba Suecia, un equipo que dejó fuera a Holanda, sí, aquella Holanda del no era penalti de hace cuatro años y en repechaje a la poderosa Italia.

Afortunadamente los verdes ganaron dos partidos lo que les dio seis unidades, pero más afortunados fueron que Corea, un equipo inferior, le metió un par a Alemania y con eso, de rebote y dando lastima pues fueron ubicados en el lugar que les corresponde, los manitos, como les dicen en Argentina, alcanzaron los octavos de final.

Si yo en mis redes sociales afirmé que perderían con Suecia no era por malinchista, por llevar la contraria.

Lo aseguré sobre la base de la observación y análisis de un proceso en el que el entrenador tras cuatro años de manoseo de jugadores nunca desarrolló un estilo, una propuesta, el grupo al que llevó como siempre dejó a elementos que se necesitaban y lo peor que en los momentos que marcan la diferencia una vez más demostró que tuvo que irse después de aquel 7-0, ¿o ya se les olvidó?

Desconozco el rival que les tocará en la siguiente ronda, ni me interesa, pero al final el equipo que representa al sector profesional de la FMF -que no es lo mismo que a los mexicanos pues yo sigo siendo igual de chingón si anotan un gol o no- volvió a demostrar su verdadero nivel futbolístico.

He dicho.

Mis dos centavos

Todos somos Argentina.

Vayan a votar, por el que quieran pero voten.