El vacío de poder en el PRI

Por Manuel Rodríguez Monarrez
Dicen que suceso sin sucesor es un fracaso, y tras haber quedado acéfala, no se ve quién pueda asumir la dirigencia del tricolor, con la visión y carácter que los partidarios de ese instituto político necesitan para levantar el vuelo rumbo al 2018. El mensaje de despedida de Manlio Fabio Beltrones estuvo centrado en culpar a los de apellido Duarte, entre otros funcionarios priístas en turno, porque el electorado fue incapaz de olvidar la serie de escándalos y malos manejos en los que se vieron involucrados. Pero, ¿qué fue lo que pasó? ¿Por qué perdió el PRI?

Son las preguntas que se escuchan por doquier sin que muchos acierten en responder tales interrogantes. Todo es desconcierto. Muchos priístas demandan una explicación, otros simplemente están migrando a otras opciones políticas más congruentes. Y la respuesta no es fácil, ni obedece a una sola causa; y no se trata de hacer escarnio de los vencidos sino de encontrar una explicación de lo que sucedió. Cuando me dijeron que el PRI había perdido 7 gubernaturas el pasado 5 de Junio, pensé en el futuro político de Beltrones, era obvio que alguien lo estaba traicionando desde arriba. Luego vino la Selección Nacional de Fútbol con su 7-0 en contra, y pensé bueno al menos al PRI le servirá de consuelo, ya que no es el único. En ésta lógica, lo que sigue mediáticamente es que la próxima semana renuncie Osorio a la dirigencia del Tri, pero bueno, dejemos el pan y circo para otra columna.

Por lo pronto, se habla de que el PRI pueda dar un paso generacional, y dejar su partido en manos de algún joven tecnócrata al servicio de Peña. Las traiciones palaciegas son escenarios comunes en este país, el más fuerte aspirante a la candidatura por el PRI a la presidencia de México fue sacrificado principalmente porque Agustín Basave, en su caída, lo delató, abrió la boca para decir que en caso de que no fuese él postulado para la grande, el Sr. Beltrones estaba preparando su carta fuerte en el Gobernador de Michoacán, el populachero Silvano Aureoles, para sustituirlo. Esto no le gustó nada al Presidente Peña y optó por darle la espalda a su principal operador político. También la renuncia de Beltrones, mediáticamente, viene a calmar un poco los ánimos tras las jornadas violentas de Nochixtlán en Oaxaca. Son pequeñas válvulas de escape que el Presidente Peña debería medir un poco más antes de usarlas, porque pueden traer consecuencias políticas de mucho desgaste rumbo al final de su sexenio, que parece no terminar nunca. En resumen Manlio se fue diciendo, que tanto Peña como algunos de sus gobernadores se encargaron de desprestigiar al PRI. ¿Y ahora, quién podrá defenderlos?

Cabeza descanso – La municipalización del agua

En clase de administración pública este último trimestre, con los inquietos estudiantes de la Ibero Tijuana, nos tocó analizar y discutir en clase el tema de la municipalización del agua en Tijuana, por supuesto con sus ventajas y desventajas. En contra habló el de mayor experiencia y conocimiento técnico, el Ing. López y a favor la defensa la dirigió la aguerrida Arq. Meléndez. El debate estuvo intenso, parecían candidatos, pero de los buenos. La primera decisión pública del Gobernador electo de Chihuahua, Javier Corral Jurado, fue anunciar que transferirá la administración de la Junta Estatal del Agua al municipio de Ciudad Juárez, y aquí, ¿pa’cuándo?