El triunfo ayuda

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Quién hubiera pensado que tras dos encuentros el equipo dirigido por Diego Cocca estaría invicto y con una defensa que luce más sólida que nunca. Y es que quizá es muy pronto como para asumir que el conjunto de Tijuana logrará mantener este ritmo por la duración de la fase regular del torneo, pero un inicio así de prometedor no debe pasar desapercibido tanto por la afición como por el resto de los rivales.

Con el regreso del ahora capitán absoluto Pablo Aguilar se ha logrado recuperar uno de los pilares de aquella defensa que fue clave en la obtención del título del 2012, trayendo consigo una parte de ese orden defensivo que fue crucial dentro del esquema táctico de Antonio Mohamed. Con el ‘Turco’ al mando siempre se priorizó el buen juego defensivo, en donde se buscaba tener una primera línea confiable para posteriormente poder armar el juego hacia adelante, y parece que por momentos este nuevo cuadro canino busca regresar a sus raíces y así poder emular lo hecho hace poco menos de 6 años. El defensa paraguayo se une a Juan Carlos Núñez como los únicos sobrevivientes de aquel campeonato y, a pesar de que el lateral mexicano suele iniciar en la banca la mayoría de los partidos, ambos podrían jugar un rol importante en la obtención de un segundo título. Con un inicio tan positivo se puede soñar con cualquier cosa.

Pero claro, hay una razón por la cual se habló del capitán sudamericano y el gran papel que ha realizado la defensa fronteriza en general por gran parte de esta nota: no hay mucho más que decir con respecto al resto del plantel. Fuera de la gran labor que ha realizado Gibrán Lajud bajo los tres palos en ambos encuentros y el buen nivel que ha mostrado el joven Luis Chávez en la media cancha, los demás jugadores han quedado a deber. No necesariamente significa que han hecho mal las cosas, ya que los cuatro puntos obtenidos hasta el momento han sido gracias a un esfuerzo colectivo, pero sin duda podrían dar más en base a la calidad con la que cuenta el equipo en cada una de sus líneas. De nuevo llegó a ser evidente esa falta de entendimiento visto en el duelo ante Cruz Azul de la primera jornada, mismo que se irá resolviendo con el pasar de los partidos, además de que los delanteros siguen con la ‘pólvora mojada’ en cuanto a su aportación ofensiva. El gol del triunfo ante el conjunto de Necaxa vino gracias a un potente disparo de Chávez que fue pésimamente medido por Barovero, lo cual significa que ya van más de 180 minutos sin que un delantero canino sea capaz de hacerle daño a la portería rival. Si en verdad se pretende ser un equipo competitivo es crucial que se reencuentren con el gol lo más pronto posible.

Queda claro que a pesar de las limitantes mostradas por el cuadro de Xolos el triunfo ayuda tanto en la suma de puntos como en la recuperación de la confianza perdida. El mismo Cocca declaró que le ha faltado a su equipo soltarse en la cancha para poder jugar mejor, y no hay duda que cuando lo logren se volverán un rival a vencer en este Clausura 2018.