El triste final de la carrera de Brady Hoke

sdsu
El entrenador Brady Hoke no pudo llevar a San Diego State a un tazón colegial en su última campaña antes de retirarse. Fotografía: Derrick Tuskan/San Diego State

Por Tony Álvarez

San Diego, California.- En 2023, el programa de fútbol americano de los Aztecs de San Diego State (SDSU) tuvo una de sus temporadas más decepcionantes de los últimos 15 años.

Culminaron la campaña con marca de 4 victorias y 8 derrotas, con par de triunfos en la Conferencia de la Mountain West (MWC).

Arrancaron el año ganando sus primeros encuentros, pero en el tercero recibieron a UCLA y fueron avergonzados frente a su público al caer 35 a 10, algo de lo que no se pudieron recuperar.

Jaylen Mayden había tomado el lugar de mariscal de campo titular a la mitad del 2022 y había esperanzas de que en 2023, pudiera liderar a los de rojo y negro a un título de División Oeste y que se compitiera por el campeonato de conferencia. Los problemas ofensivos eran mucho más que la poca efectividad para correr la pelota y ayudar al zurdo con el juego aéreo, y la defensa nunca pudo meter las manos en los encuentros perdidos.

La responsabilidad cayó en el entrenador en jefe y era tiempo de un cambio, aunque nadie pensaba que ocurriría lo que terminó sucediendo para buscar mejorar en 2024.

Brady Hoke, tras 6 años al frente del programa de SDSU, anunció su salida y retiro como head coach profesional.

“Estoy orgulloso de lo que logramos en San Diego State”, dijo el entrenador nativo de Dayton, Ohio. “Estoy agradecido con todos los grandes estudiantes-atletas con los que he tenido la oportunidad de trabajar, transformándolos en hombres, esposos, padres y pilares de la comunidad”.

Hoke comenzó su primera etapa como entrenador en San Diego State en 2009, tomando el control de un programa que no había tenido una temporada ganadora ni una aparición en un tazón desde 1998. En 2010, los aztecas terminaron con una marca de 9 triunfos y 4 derrotas y vencieron a Navy 35 a 14, en el Poinsettia Bowl, celebrado en el demolido Qualcomm Stadium.

Si bien, inició una racha en la que SDSU fue elegible para jugar en tazones en cada una de las siguientes 13 temporadas, empatando la sexta más larga a nivel nacional y la más larga entre los equipos de la zona horaria del Pacífico, su marca global no fue la mejor.

Fueron 40 victorias y 32 derrotas con los Aztecs, llegó a tres tazones ganando un par y nunca pudo coronarse como monarca de la conferencia. Luego de una temporada final de mucha tensión, la victoria ante el rival histórico de la universidad ayudó a olvidar los malos resultados generales en la última semana. Vencieron a los Bulldogs de Fresno State en el Snapdragon Stadium 33 a 18.

“Siempre apreciaré mi tiempo al frente de este programa; también me gustaría agradecer al maravilloso personal con el que he trabajado y desearles lo mejor en el futuro”, expresó Brady Hoke. “Siempre quieres ganar, salimos en cada juego a intentar ganar, no nos gusta perder”.

De 1977 a 1980 jugó como linebacker para la Universidad de Ball State, escuela donde comenzó su carrera como entrenador en jefe en 2003, luego de varios puestos como asistente y coach de posiciones específicas.

En 6 años con los Cardinals, fue hasta las últimas dos campañas cuando obtuvo marca positiva y apariciones en tazones; 7-6 en 2007 y 12-1 en 2008, invictos en el calendario regular. Eso le ayudó a arribar a la Estatal de San Diego y tras par de años ahí, llegó a Michigan.

Con los Wolverines todo comenzó con buenos resultados, al culminar el 2011 con un récord de 11-2 ganando el Sugar Bowl. Después, todo se vino abajo. Marcas de 8-5 y 7-6 les aseguraron un lugar en tazones, pero no los pudo ganar y su último año ahí presentó una marca negativa.

Tras ser asistente en Oregon, Tennessee y en las Carolina Panthers de la NFL, regresó a San Diego State como entrenador de la línea defensiva en 2019 y, luego de la salida de Rocky Long, nuevamente fue entrenador en jefe.

“Estoy muy agradecido por el trabajo que Brady Hoke ha hecho con nuestro programa de fútbol americano en San Diego State, tanto dentro como fuera del campo”, dijo John David Wicker, director atlético de la universidad. “Brady estableció el estándar en 2009 cuando llegó por primera vez a La Mesa y ahora nosotros también lo mantenemos”.

Con su retorno en 2020 se esperaron buenos resultados, pero en la temporada corta jugada en la pandemia del Covid-19, era complicado pedir mucho y en 2021 se vio una marca de 12-2 y un triunfo en el Frisco Bowl, algo que dio esperanza de volver a convertirse en un programa dominante en el oeste.

Sin embargo, se culminó 2022 con apenas 7 victorias y derrotados en el Hawai’i Bowl con muchos problemas de ejecución en el campo, algo que también se vio en la recién terminada temporada 2023 y decidió dar un paso al costado. A pesar de los números, será extrañado.

“Es más que victorias y derrotas”, aseguró Wicker. “Brady creó una cultura, dirigió nuestro programa a través de Covid, jugó dos temporadas completas en Carson, incluida una campaña de 12 victorias, y se toma en serio el desarrollo de los jóvenes tanto dentro como fuera del campo, le deseo una feliz jubilación”.

Lo positivo de su carrera en San Diego State es que estableció una forma de trabajo en su primera etapa, que pudo tener continuidad para crear un programa exitoso en la década anterior. Tiene la cuarta cantidad de victorias más alta en la historia de la universidad.

Lo negativo es que en su segunda fase no se pudo mantener el estándar y se vieron problemas al reclutar talento de preparatoria y al colocarlo en el campo, lo que deja dudas para el futuro de los Aztecs. Se deberá elegir correctamente a su sucesor.

Mientras tanto, Brady Hoke se retira con una marca general de 105 victorias y 90 derrotas y será recordado con cariño en Ball State, Michigan y en San Diego State, aunque siempre quedó corto en las expectativas.

Carrera de Brady Hoke como entrenador en jefe          

Año      Universidad           Marca                             Tazón

2003       Ball State                4-8                         

2004       Ball State                2-9                                                                    

2005       Ball State                4-7                                                                        

2006       Ball State                5-7                                                    

2007       Ball State                7-6    International Bowl vs. Rutgers (Perdió 30-52)            

2008       Ball State               12-1               GMAC Bowl (No estuvo presente)  

Marca total 34-38              

2011       Michigan                11-2        Sugar Bowl vs. Virginia Tech (Ganó 23-20, T.E.)

2012       Michigan                 8-5   Outback Bowl vs. South Carolina (Perdió, 28-33)        

2013       Michigan                 7-6   Buffalo Wild Wings Bowl vs. Kansas State (Perdió, 14-31)          

2014       Michigan                 5-7                         

Marca total 31-20           

2009       San Diego State      4-8                      

2010       San Diego State      9-4         Poinsettia Bowl vs. Navy (Ganó, 35-14)   

2020       San Diego State      4-4                                               

2021       San Diego State     12-2              Frisco Bowl vs. UTSA (Ganó, 38-24)

2022       San Diego State      7-6           Hawai’i Bowl vs. Middle Tennessee (Perdió, 23-25)

2023       San Diego State      3-7                                          

Marca total 39-31                

Marca total en su carrera 104-89        

Perdió dos juegos como entrenador en jefe interino en Tennessee en 2017