El súper delegado

Por El Informante

El súper delegado

Tal y como se esperaba, Jaime Bonilla solicitó licencia que días después fue aprobada, para dejar su puesto en el Senado. Figura fuerte de Morena en la entidad, Bonilla pasó ahora a ser el delegado en Baja California del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Dejó pues, la Ciudad de México y ahora bajo el cargo oficial de coordinador estatal de Programas de Bienestar del Gobierno de la República, se le ha visto muy activo en la entidad.

De entrada, el senador con licencia ha lanzado una serie de críticas a los gobiernos estatal y municipal, algo que era de esperarse, aunque al menos en el tema de los migrantes centroamericanos se ha visto finalmente apoyo de la federación y esto lo reconoce inclusive el presidente municipal.

El miércoles 12 de diciembre, Bonilla estuvo como invitado con los miembros de la Asociación de Periodistas de Tijuana y dio un informe de la situación actual de los integrantes de la “caravana” en esta frontera, que ahora está realmente en manos del gobierno federal y no como al inicio, cuando prácticamente se limitaron a enviar cobijas y otros artículos, pero dejaron la bronca en las autoridades municipales.

Encargados de oficina

Claro que también lo que se espera es la lista de nombres para lo que solían ser los puestos de delegados del gobierno federal, pero que ahora serán “encargados de oficina” que se reportarán al coordinador estatal, o sea Jaime Bonilla. Los encargados serán puestos honorarios debido a que no se destinará recursos, y solamente brindarán apoyo en los temas de sus respectivas áreas, explicó el senador con licencia.

¿Quiénes serán entonces los nuevos encargados de oficina o, como se ha dicho en los medios, el gabinete de Jaime Bonilla? Muchos nombres están al aire pero hasta el momento de nuestro cierre de edición el que se había hecho oficial es el de Jesús Felipe Verdugo López, quien fue designado como encargado del Centro SCT Baja California. Verdugo López, cabe mencionar, ha ocupado diversos cargos en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, de modo que tiene experiencia en esta área.

Desairada convocatoria tricolor

Bien se ve que no son ya los tiempos de vacas gordas en el partido tricolor. Hasta hace todavía muy pocos años, una junta a puerta cerrada del Consejo Político del PRI bajacaliforniano para definir el método de selección de candidatos rumbo a las elecciones del 2019, habría captado la atención de la opinión pública. Una reunión así habría sido de alta tensión, con posibilidad de jaloneos y zipizapes, pero ahora no fue ni lo uno ni lo otro y todo transcurrió en calma por rumbos tecatenses.

No es que haya reinado la civilidad y la cordialidad, sino que en honor a la verdad no se pararon ni las moscas. El dirigente David Ruvalcaba y los consejeros políticos estatales armaron su cónclave en Tecate sin que nadie se molestara en atenderlos. En cuanto a los acuerdos tomados tampoco hubo novedad en el frente, pues se decidió que la designación de los candidatos se determinará entre consejeros y no entre la militancia, es decir, será un proceso cupular.

El detalle no es cómo van a elegirse los candidatos sino quién quiere agarrar las candidaturas en este momento. Independientemente de que la gubernatura sea de dos o de cinco años, esta es la primera vez en que no hay jaloneo interno ni disputas con uñas y dientes: al parecer, nadie quiere lanzarse al ruedo.

Ni los más fervientes priistas tienen confianza en poder sacar agua del pozo en la elección 2019 y consideran que sus posibilidades de ganar son casi nulas. David Ruvalcaba cumplió con irse ayer a México a informar a sus superiores del resultado de la reunión (y por cierto, los tiempos de vacas flacas no inhiben al dirigente estatal, que sigue viajando en clase premier).

La mayoría de los priistas le apuesta al natural desgaste que sin duda tendrá la administración federal de Morena, pero eso ocurrirá dentro de unos tres años. En este momento aún está muy fresca la euforia por el triunfo de Andrés Manuel López Obrador y se ve complicado que en los próximos meses pueda revertirse la tendencia.

Cónclave azul en puerta

Y por los rumbos azules no cantan nada mal las rancheras. Los panistas también celebrarán su cónclave para definir el método de selección de candidaturas de cara a la elección 2019. La cita es este 14 de diciembre en la sede del Comité Directivo Municipal de Tijuana. La convocatoria ya está oficialmente firmada por el líder José Luis Ovando Patrón.

Esta reunión puede que no esté tan desangelada, pues además de definir las reglas de la contienda interna, lo que verdaderamente está en juego es si en Tijuana se opta por impulsar la reelección de Juan Manuel Gastélum Buenrostro.

A nivel estatal algunos impulsan a Óscar Vega Marín, quien ya fue precandidato en 2013 y cuya imagen se ha mantenido ajena al golpeteo. Otros se pronuncian por lanzar a algún líder empresarial o comunitario aunque no sea militante del panismo. Lo cierto es que algunas de las figuras “candidateables”, como Jorge Ramos Hernández, han preferido esperar mejores tiempos pues saben que en este 2019 tienen las de perder y no quieren desgastarse.

Si es de dos, es Veloz

Por los rumbos morenistas, hay un verso sin esfuerzo que se ha vuelto popular: “Si es de dos, es Veloz”, lo que quiere decir que si la gubernatura es de dos años, entonces la candidatura morenista será para Jaime Cleofas Martínez Veloz. Si es de cinco, se da por hecho que será para Jaime Bonilla, aunque a estas alturas el senador con licencia más bien se prepara para ejercer funciones de súper delegado.

Esto parece mandar la señal de que ya no pelearán por reformar la ley e impulsar la gubernatura de cinco. En un escenario de dos años, se dice que Martínez Veloz llevaría ventaja sobre el empresario Arturo González Cruz.

Houdini Lizola

El director de la Cespt, Germán Lizola Márquez, demostró sus dotes de escapista esta semana con un truco que hasta a Harry Houdini hubiera hecho sonrojar: logró ingresar a su oficina a pesar de que decenas de maestros mantuvieron encadenados puertas y accesos, en la toma de oficinas públicas que protagonizaron. Los profesores ni cuenta se dieron de cómo pudo entrar el funcionario si no se despegaron de los accesos, donde incluso exigían identificación al guardia de seguridad y a los periodistas que entraron a entrevistar a Lizola.

La crisis magisterial, por la falta de pago a jubilados y pensionados, ha alcanzado niveles críticos en la entidad, al grado de que miles de usuarios se han visto imposibilitados de acudir a hacer sus pagos en las cajas de recaudación y las comisiones responsables de los servicios de agua y drenaje.

Cuestión de virilidad

¿Recuerda cuándo el candidato Donald Trump aseguraba a los cuatro vientos que construiría un muro en la frontera y México lo pagaría? Ahora ya ni menciona a México y el republicano busca desesperadamente el apoyo de los legisladores demócratas para financiar su fantasía.

Se reunió esta semana y ante los medios con los líderes de las bancadas demócratas en ambas cámaras. El inestable habitante de la Casa Blanca, quien tiene un serio problema con la verdad y los hechos, aseguró que ya se construía parte del muro e incluso en San Diego lucía espectacular. ¿En serio? En fin, ya que México no ha puesto un peso, ahora exige a los legisladores demócratas que le autoricen una partida para la construcción. Y ahí comenzó, ante las miradas atónitas –y las cámaras- de los reporteros, un pleito en el que Trump amenazó con el cierre de la administración federal si no le dan los miles de millones que él pide.

La reunión terminó sin resolver nada y, bueno, ni mención de que Trump había jurado y perjurado que México pagaría el muro. Al salir, los demócratas Nancy Pelosi y Chuck Schumer supieron que habían ganado la batalla, pero frustrados ante la actitud de mandatario estadounidense. El muro, “es como una cuestión de virilidad” para Trump, dijo la congresista Pelosi ante otros legisladores demócratas.

Compartir
Artículo anteriorEl poder de los chalecos amarillos
Artículo siguienteTan justo