El sistema agotado

Por Lucy Ocaña

Lo leí hace unos días y me llamó la atención, primero el título y después lo que encierran estas tres palabras. Lo publicó una revista Nacional y también una carta que apareció publicada en dos periódicos nacionales muy reconocidos, la cual va firmada por intelectuales, políticos y periodistas. Primero lo declara Manlio Fabio Beltrones al reaparecer públicamente después de su renuncia a la dirigencia del PRI, en un Foro. En la publicación en los periódicos, un grupo de conocedores del sistema político mexicano, pide que se consolide la democracia constitucional en México y se establezca un Gobierno de Coalición.

De los comentarios que leo y que escucho de mucha gente, que más o menos conoce el tema, saco en conclusión que el actual Sistema Político mexicano no da para más y que necesariamente se tiene que transformar.  

En las semanas pasadas he venido hablando del alto grado de abstencionismo que existe en forma generalizada en el país y como al elegir gobernantes y representantes, acude menos de la mitad del listado nominal, el porcentaje con el que salen electos los gobernantes es muy pequeño y eso no le da la legitimidad y la fuerza política necesaria al gobernante, lo que ha ido desgastando a las últimas administraciones de gobierno.

Escucho y leo que es necesario legislar y establecer la 2da. Vuelta, para que así el que gane tenga posibilidades de lograr 50 % o más de los votos. Pero de darse la 2da. Vuelta, entonces se deberán formar gobiernos de coalición. Al ser de diferentes ideologías (algunas hasta encontradas) se buscara únicamente gobernar en general para el bienestar de los ciudadanos.

Bien, esta parece al momento una alternativa al problema de legitimidad y tal parece que también a la posibilidad de que un proyecto político diferente, al que se ha mantenido vigente en los últimos 5 sexenios, pudiera obtener el triunfo.

Sin embargo, esta no es más que un alternativa temporal, porque el fondo del desencanto y decepción que mantiene a los ciudadanos alejados de las urnas va más allá de ideologías, tiene que ver con la gangrena que carcome a los políticos que ejercen el poder: la corrupción e impunidad. Y se encuentra en los tres poderes y en los tres niveles de gobierno, ninguno se salva.

Se anuncian leyes, fiscalías, comisiones partidistas que “acabaran” con este cáncer político actual, solo que como todo lo que tiene que ver con el gobierno, los pasos son lentos y sin contundencia. Falta muy poco para iniciar el proceso electoral del 2018 (10 meses), donde elegiremos nuevo presidente del pais, Senado y muchos gobernadores, es obvio que si no se agilizan las acciones todo quedara en “buenas intenciones”.

Sí, el Sistema está agotado porque los mexicanos ya no creen en promesas, le han perdido el respeto a las autoridades porque han perdido su credibilidad. Y sí, esta es una situación políticamente grave, en el que las acciones de quienes han gobernado lo han provocado. Mi deseo sincero es que estén conscientes y las decisiones que se tomen tengan como objetivo recuperar credibilidad, confianza y respeto de pueblo mexicano y no solamente, salvar “su pellejo” a corto plazo.

Compartir
Artículo anteriorAlgo faltó
Artículo siguienteDuro desafío