El silencio que hace eco

Por Dianeth Pérez Arreola

Apenas el 11 de marzo la televisión holandesa emitía una entrevista con la periodista Anabel Hernández, a propósito del lanzamiento de la plataforma MéxicoLeaks. Ahí narra como el Secretario General de Seguridad Pública, Genaro García Luna, dio la orden de matarla en 2011.

 

Cuatro días después, medios como Aljazeera, El País, BBC y The Wall Street Journal, informaban del despido de una de las voces más emblemáticas de la comunicación en México: Carmen Aristegui.

El rompimiento entre MVS y la periodista ya se veía venir. El despido de dos de sus colaboradores fue para ponerla entre la espada y la pared, pero el verdadero motivo de su salida a todo el mundo le queda claro, se llama Enrique Peña Nieto.

Incomodado por el temas como Tlatlaya, Atenco, Ayotzinapa, el conflicto de intereses con el Grupo Higa y las casas de su esposa y su secretario de Hacienda, el destape de la red de prostitución dentro de las oficinas del PRI, las críticas por su viaje a Reino Unido y la imposición de Eduardo Medina Mora como Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación,  Enrique Peña Nieto exigió la cabeza de Aristegui.

Este mes el Ministro de Justicia holandés, Ivo Opstelten y su Secretario de Estado, Fred Teeven, dejaron sus cargos al descubrirse que engañaron al parlamento con la cantidad de un pago compensatorio hecho a un narcotraficante… en 2001.

La vergüenza y desde luego la presión social, ocasionaron la salida de los funcionarios, que por cierto, pertenecen al mismo partido político que el Ministro Presidente, Mark Rutte.

Pero volviendo a México, es evidente que los políticos no tienen vergüenza, y que sólo muertos o “chapulineando” a otro hueso más carnoso es posible separarlos de sus cargos. No importa que se les cuestione sobre sus propiedades, sus derroches y las investigaciones de que son objeto. Ellos aguantan la tormenta  estoicamente.

Tampoco tienen empacho los legisladores cuando se sabe que son premiados por aprobar leyes que hunden al país, cuando se autorizan bonos y compensaciones y cuando sus misteriosas ausencias son clave a la hora de votar.

¿Y qué decir de un presidente que se compra un avión de 580 millones de dólares en un país con más de 50 millones de pobres?, el mismo que realiza viajes oficiales en medio de crisis sociales y políticas, que impone a un ministro a pesar de tener 50 mil firmas en contra, y que ahora se sale con la suya con el despido de Aristegui.

No puedo describir la incredulidad que todo lo anterior provoca en los holandeses, porque México hace tiempo que está presente en las noticias nacionales; lo que más ha llamado la atención: el soborno de 14 millones de dólares que pagó el gobierno para hacer a los mexicanos blancos, a la policía honesta y al villano extranjero.

No, no acusan a los políticos por esta falta de vergüenza, de integridad, de compromiso y de voluntad, sino a quienes lo permitimos. Nosotros también hemos aprendido a aguantar la tormenta estoicamente.  

*La autora es egresada del Máster en Comunicación Periodística, licenciada en Ciencias de la Comunicación UABC, ex reportera en Tijuana, actualmente vive en Leiden (Países Bajos).