El show debe continuar

Por José A. Ciccone

Así se titula un spot ideado y producido por Amazon para la Navidad que se aproxima, oportuno llamado para todos los que ya estamos pensando en el 2021, esperanzados en un año mucho mejor que este doloroso par 2020 que nos tiene asolados, entre una pandemia que parece renacer y no desaparecer, cambios desfavorables con sorpresas incluidas a cada rato y números oficiales que no empatan con la realidad, o por lo menos esa es la triste y unívoca percepción de quienes vivimos pendientes de ellas todos los días.

En materia política, muchos arroces sin cocer todavía, tanto en México como en nuestro vecino Estados Unidos, entre el reclamo tan estéril como impropio de un presidente del primer país del mundo, que no reconoce su demostrada derrota en los números y un ajedrez político que se está armando en nuestro país -esperando que a nadie se le ocurra patear el tablero-, para las elecciones más grandes de su historia el próximo año.

El mensaje subyacente de este comercial remarca quizás una verdad de Perogrullo, que nos advierte que debemos redoblar esfuerzos si queremos mantenernos, luchar como siempre y pelear como nunca para ganarnos un espacio dentro de cada profesión o emprendimiento buscado, porque en el terreno comercial en que nos movemos todos, la competencia actuará de consuno con el ámbito y el entorno que los rodea, es decir, los mercados agudizarán sus crisis monetarias y habrá que desplegar el ingenio ofreciendo los que otros no hacen, para ganar adeptos y ponerlos a disposición de nuestros clientes, que por cierto y salvo honradísimas y afortunadas excepciones de aquellos que les fue bien, la mayoría viven preocupados por el devenir económico y el mermado poder adquisitivo del consumidor.

Hemos pasado muchas crisis y oído, una y mil veces, que éstas significan oportunidad para la gente; es una verdad pero a medias, porque si los campos de oportunidad que se presentan nos exigen, por ejemplo, capital de inversión y no lo tenemos, habremos dejado escapar el buen momento que nos brinda el mercado en sentido inverso, o sea, la crisis dejará de ser una oportunidad y superarla tendrá que llegar por otra vía, la del trabajo arduo y continuo, la de la creatividad que impulse innovaciones, la del entusiasmo renovado, con una fe inquebrantable para enfrentar y encauzar lo que vendrá, sin importar el tamaño de dificultad que tengamos por delante. Todo eso junto, además con un apoyo aleatorio aunque sea fugaz y de paso azaroso, porque la suerte tendrá que estar de nuestro lado.

En el campo del marketing en que nos movemos, es bueno recordar que publicitarse en época de crisis -donde ya pasamos varias de ellas siempre airosos-, aunque ésta sea distinta por lo paralizante pandemia, sigue siendo productivo anunciarse, como sea y por el medio que tengamos a mano, pero seguir asomando la cabeza, hablar mucho y bien de nuestros productos y servicios.

El mensaje de “quédate en casa” seguirá vigente, la ventaja es que desde nuestros hogares hoy también se compra y mucho por la vía online. La buena noticia es que en toda nuestra Baja California, existen empresas con gente de experiencia más jóvenes de mentes creativas y conocedoras de este nuevo mercado, que pueden auxiliar a los posibles clientes, hoy desorientados y desalentados por la difícil situación económica. No será tarea fácil para lo que viene, pero sí un desafío excitante poder demostrar que se pueden tomar medidas a tiempo para evitar caer en hecatombes que frenen aún más nuestros planes de expansión -algunos lo llaman de supervivencia-, para el año que se va y el que viene, que lo único que esperamos de él es que traiga salud y un generoso pan debajo del brazo como todo bien recién nacido.

Compartir
Artículo anteriorNavideñosidades
Artículo siguienteUn nombre y su leyenda