El sexteto suspirante 

Por El Informante

El sexteto suspirante

Tres alcaldes, dos senadores y un secretario estatal conforman el sexteto de aspirantes a gobernar Baja California abanderando los colores de Morena. Son dos mujeres y cuatro hombres.

Entre ellos hay quien se dice gallo, hay quien se dice gallina y hay quien se dice leona. Tres de ellos han saturado las carreteras de la entidad con anuncios espectaculares y los seis han empezado a encampanarse sin esperar al banderazo oficial de salida.

Al menos en la foto del recuerdo que se tomaron con su dirigente nacional, Mario Delgado, el suspirante sexteto morenista de Baja California logró proyectar una imagen relajada y de buena vibra, aunque todos sabemos que bajo la mesa las patadas están a la orden del día.

La alcaldesa de Mexicali, Marina del Pilar Ávila; el alcalde de Tijuana, Arturo González Cruz y los senadores Alejandra León y Gerardo Novelo aparecen con su respectivo cubrebocas, mientras que el secretario de Economía, Mario Escobedo Carignan y el alcalde de Ensenada, Armando Ayala, lucen solamente con careta, por aquello de que no se les tape la sonrisa.

Delgado dice que todo va a ser muy plural, democrático y sin dados cargados ni líneas o bendiciones desde el centro de la República. En teoría todo se definirá en una encuesta que al final será como las llamadas a misa.

Una competencia de tres

Los que saben medirle el agua a los frijoles en la olla morenista, dicen que de los seis de la foto sólo hay tres que tienen chances reales y no porque la mitad restante baje los brazos, sino porque carecen de padrino o bendiciones de peso. La verdadera lucha, dicen los apostadores de colmillo retorcido, es entre Mario Escobedo, Marina del Pilar Ávila y Armando Ayala.

La lectura es que Escobedo es el candidato del gobernador Jaime Bonilla; Marina del Pilar es la candidata del dirigente nacional Mario Delgado, mientras que Armando Ayala les quiere matar los ases a los dos y presentarse como el que tiene la bendición del mismísimo presidente Andrés Manuel Obrador.
Se menciona por ahí que si Bonilla lleva mano, él no dudaría en dársela a Escobedo, pues es con el único con quien podría asegurar la continuidad de su proyecto político. El detalle es que Marina del Pilar, sin hacer tanta alharaca de anuncios espectaculares, ha sabido trabajar de la mano con Delgado, mientras que Ayala trata de venderse como el caballo negro, sacándole todo el jugo posible a la foto que se tomó con AMLO en el despacho presidencial.

Arturo González Cruz se muere de ganas de ser y vaya que le ha invertido dinero y esfuerzo, pero difícilmente premiarán su estrategia de choque y confrontación, mientras que León y Novelo hacen su luchita, pero sin ningún apoyo de peso. Cabe destacar que la legisladora está en el Senado bajo los colores del Partido del Trabajo.

Ahora, considerando que Morena es una institución política joven, no se debe descartar la posibilidad de que incluso aparezca alguien de fuera y quede como el bueno. En este tenor se ha mencionado al empresario Pedro Romero Torres-Torija, reconocido en la ciudad como un exitoso hombre de negocios y una figura muy cercana a López Obrador.

En fin, habrá que enmarcar muy bien esa foto, porque dentro de muy poquito van a empezar los trancazos en serio y el sexteto suspirante desenvainará sus dagas.

El espejo de Nuevo León

Dicen que si ves las barbas de tu vecino cortar, debes poner las tuyas a remojar. En cualquier caso, la gran alianza opositora que pretende frenar a la aplanadora morenista en Baja California, haría muy bien en observar lo que ha sucedido en Nuevo León, en donde también se había formado un bloque supuestamente muy firme que al final hizo agua y naufragó.

Hace una semana le comentábamos en este mismo espacio sobre la carta firmada en Tijuana por los dirigentes del PAN, PRI, PRD, PBC y PES en donde manifiestan su firme intención de competir unidos en una misma coalición en las elecciones de 2021 para poder desbancar a Morena. Bueno, también allá en Nuevo León el PRI, el PAN y el PRD iban juntitos de la mano, pero del plato a la boca se les cayó la sopa y como suele suceder, los intereses personales se acabaron por imponer a los colectivos.

Cuando estaban a punto de definir un candidato de unidad, empezaron los jaloneos y las rebatingas y al final todo hace indicar que los priistas se la juegan con Adrián de la Garza, alcalde de Monterrey, como su gallo para la gubernatura, mientras que los panistas volverían a apostar por Felipe de Jesús Cantú, quien ya fue su candidato hace seis años, cuando fue aplastado por Jaime Rodríguez “El Bronco”.

Independientemente de quiénes sean los candidatos en Nuevo León, la única certidumbre es que PAN y PRI van separados, siendo que hace una semana todavía andaban en plan de grandes amigos.

Algo así puede pasar por estos rumbos si el PRI se aferra a que Jorge Hank Rhon es el mejor posicionado pero el PAN se niega a darle su respaldo y se pone terco de postular a Gina Cruz o si Jaime Martínez Veloz se aferra a su obsesión por la gubernatura.

La diplomacia de los sillazos

Pero ojo, que los morenistas también deberían verse en el espejo de Nuevo León, una de las joyas de la corona para cualquier partido. Toda la cargada de Morena pensó que por derechos de cercanía con el presidente Andrés Manuel López Obrador y por los méritos hechos en la campaña  presidencial del 2018, la candidatura le correspondería en automático a Tatiana Clouthier. No parece que vaya a ser ese el caso.

Todo hace indicar que los guindas se inclinarán por la sempiterna alcaldesa de Escobedo, Clara Luz Flores, de pura hechura priista, casada con Abel Guerra, un viejo dinosaurio tricolor. Si tienen dudas, que le pregunten al dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, cómo le fue hace una semana en su visita a Monterrey, donde los compañeros morenistas departieron “amistosamente” a golpes y sillazos.

Moraleja: Nada está definido y por más que haya declaraciones de buena intención o disciplina con la aparente cargada, al final los intereses personales se imponen. ¿Podrá en Baja California prevalecer el interés colectivo y el trabajo en equipo por encima de lo individual? Cuesta trabajo creerlo.

Siguen los contagios

Ojo con los contagios de Covid-19 en Gobierno del Estado, en donde no parece haber inmunidad de rebaño. Una de las dependencias más afectadas es la Fiscalía General del Estado que dirige Guillermo “El Titi” Ruiz, en donde cada vez se reportan más casos que dan positivo al terrible virus.

El último es el vocero Enrique Méndez Álvarez. Formado como reportero y editor en el periódico El Mexicano en donde fue uno de los hombres de confianza de Eligio Valencia, Méndez Álvarez está luchando duramente contra la enfermedad.

También se encienden focos muy rojos es en la sede tijuanense del Registro Público de la Propiedad y del Comercio, en donde hay por lo menos seis casos confirmados y otros tantos sospechosos. La mala noticia, es que se trata de empleados de ventanilla que están en contacto con el público en una dependencia que recibe cientos de visitantes al día y la delegada, Clara Ávila Aguilar, que al parecer no es muy creyente en el Covid ni es amiga del cubrebocas, se niega a dar descansos a los enfermos hasta que no le comprueben que salieron positivos.

Lo cierto es que en todo Baja California la curva epidemiológica ha ido en ascenso y tanto los nuevos casos de positivo como las defunciones por coronavirus presentan un aumento diario en relación a hace unas pocas semanas. En su informe de ayer miércoles, por ejemplo, el secretario de Salud, Alonso Pérez Rico, señaló que la entidad rebasó los 600 casos activos.

Nominado al Cervantes

A veces en medio de tanto caos y tanto obituario, surgen buenas noticias a las que no se les da el eco suficiente. Y es que poco se ha hablado de que el historiador y explorador ensenadense, Carlos Lazcano, estuvo entre los nominados al Premio Cervantes, el mayor galardón a las letras que existe en lengua española.

Aunque su perfil no es de literato, el sólido trabajo que ha realizado Lazcano para preservar y difundir el legado histórico y cultural de las Californias le ha valido estar entre los nominados.

Para que se den una idea, únicamente seis mexicanos han ganado ese premio en 45 años y entre ellos hay nombres como Octavio Paz, Carlos Fuentes, Sergio Pitol y Fernando del Paso. Objetivamente hablando, era muy complicado que le dieran el premio a Lazcano, pero el solo hecho de que lo hayan nominado y que su nombre haya estado en la baraja, habla de la trascendencia de su obra.