El regreso de Toy Story

Junto con los juguetes conocidos llegan nuevos personajes. Imagen: Pixar/Walt Disney Pictures

Por Chema Castro III

Woody, Buzz Lightyear y el resto de los integrantes originales del universo Pixar están de regreso para Toy Story 4, obra que bien podría marcar el final de la saga de los juguetes de Andy y Bonnie y, de ser así, es una buena despedida.

Y es que los personajes presentados por John Lasseter por primera ocasión en 1996 están en buenas manos con el director debutante Josh Cooley, y el guión por Andrew Stanton (Toy Story 3, Finding Dory, WALL-E) y Stephany Folsom (Star Wars: Resistance), todos ellos firmes integrantes de Pixar y presentan una historia divertida, cómica y emocional.

Para empezar vemos cómo Bo Peep (voz de Annie Potts en inglés) deja de ser parte de la familia de Andy en un flash-back, algo que sólo se mencionó levemente en el episodio anterior, y la marca que dejó eso en Woody (voz de Tom Hanks), y ese momento es el que mueve al resto de la película cuando ya iniciamos de lleno en el cuarto de Bonnie unos cuantos meses después que Andy se va a la universidad y le dona sus preciados juguetes.

En su visita al kínder Bonnie (voz de Madeleine McGraw) crea a un amigo, Forky (voz de Tony Hale), una de esas figuras que los niños suelen armar con una cuchara/tenedor de plástico, ojos movedizos, plastilina y otras cosas de escuela, de esas cosas que en el camino a casa muchas veces quedan en el olvido.

Pero eso no sucede con Forky (quien no resulta ser tan enfadoso como en el tráiler del filme), esto debido a que Bonnie tiene un día pesado en la escuela y su creación toma un lugar importante para ella, porque ya es un juguete parte del equipo y, por el momento, el más importante de todos.

Y claro que se pierde Forky.

Ahí empieza una nueva búsqueda, algo que es costumbre con esta saga: en la primera es rescatar a Buzz de la casa de Spike; en la segunda el “Chicken Man” se lleva a Woody; y en la tercera el vaquero va a la guardería básicamente a rescatar a todos sus amigos.

Esta vez Forky se “escapa” durante un viaje de la familia y Woody hace todo lo posible por recuperarlo.

En parte ese podría ser el único problema, que al separarse Woody de sus compañeros ya prácticamente no los vemos, con la excepción de Buzz (voz de Tim Allen), y de repente como que los extrañamos después de tantos años juntos.

Lo bueno de la escapada es que se reencuentra con Bo Peep y conocemos a nuevos personajes como Ducky (voz de Keegan-Michael Key) y Bunny (voz de Jordan Peel), un par de peluches de carnaval que están pegados; al gran Duke Cabool (voz de Keanu Reeves casi robándose la película) y a la muñeca Gabby Gabby (voz de Christina Hendricks), quien es lo más cercano a un villano que se presenta aquí.

Hay varias emocionantes escenas de acción y la animación es aún mejor que lo presentado en la edición del 2010 (que, para mí, es la mejor), y el shock es el final sorpresa que, por lo menos en mi caso, no era anticipado.

Es probable que haya otra película, o que se continúen con los cortometrajes para televisión que han surgido desde Toy Story 3, pero si ya no hay más, este capítulo sería más que suficiente para dejar satisfechos a los fans porque es una bonita historia, un mensaje sencillo y no se siente pesada ni para adultos ni para niños.

Además, si pelas bien los ojos, podrás observar a Obi-Wan Kenobi en su versión de la marca Kenner de 1978, y eso es muy bueno.

Toy Story 4

  • Reparto (inglés): Voces de Tom Hanks, Tim Allen, Joan Cusack, Wallace Shaw, Keanu Reeves, Christina Hendricks, Kristen Schaal, Blake Clark, Don Rickles, Estelle Harris, Timothy Dalton, Jeff Garlin, Jordan Peele, Keegan-Michael Kay, Tony Hale, Bonnie Hunt, John Ratzenberger, Annie Potts, Jodi Benson, Bonnie Hunt, Carl Weathers.
  • Director: Josh Cooley
  • Guión: Andrew Stanton, Stephany Folsom
  • Duración: 1:40 hrs.
  • Género: Comedia
  • Calificación: **** (de cinco)