El que se enoja pierde

Por Manuel Alejandro Flores

Esta frase es lapidaria en México y aplica no solo para los debates presidenciales, aplica también para todo orden en la vida. El control emocional es signo de madurez: significa que una persona tiene la capacidad de gobernarse a sí misma, de controlar sus impulsos y de pensar bien antes de hablar o hacer algo.

El debate del pasado domingo 22 de abril entre los cinco candidatos a suceder al Presidente Peña Nieto fue a mi consideración un gran avance en cuanto a debates en nuestro país. Un formato menos acartonado, de mayor visibilidad para la audiencia de los candidatos, con preguntas y objeciones, con la posibilidad de acercarse unos a otros. Aún falta un trecho por recorrer para tener debates por ejemplo como en Estados Unidos, donde se les permita a los candidatos cerrar sus ideas y terminar de dar los “golpes” que buscan asestarse unos a otros.

A su vez, la primera hora de debate bien podría titularse “todos vs AMLO”. Signo inequívoco de que hay un reconocimiento de parte de todos de que va a la cabeza en las encuestas y también que ya es un “viejo” conocido en la contienda por la presidencia de la república y buscaron, sin mucho acierto, hacerlo enojar y despertar en él la furia que lo ha caracterizado en otras contiendas y que lo ha afectado para no alcanzar la primera magistratura de México.

Mi análisis del resultado de este primer debate es el siguiente:

  1. AMLO se mantuvo firme, tranquilo, sereno. Inamovible en cuanto a sus posturas, bromista de momento y respondiendo con cordialidad, sin engancharse, sabe que va a la cabeza, lo exhibe porque con ello exacerba a sus adversarios, sabe que es el candidato de protesta y que en verdad, nos guste o no, representa el cambio (no sé si para bien o para mal pero representa un cambio al menos de SIGLAS en la presidencia). No creo que se vea afectado en las encuestas digamos de cara al próximo debate en Tijuana.
  2. Anaya fue para mí el ganador del debate, la escuela panista de debatientes y oradores es notoria, aunque un tanto robótico en sus respuestas, se le ve que lo suyo es el debate, es fajador y confrontador, creo que será el más beneficiado en cuanto a incrementos porcentuales en las encuestas. Trae propuesta y se defendió bien respecto al tema de la PGR.
  3. Meade es para mí el mejor candidato. Como persona y funcionario me parece un hombre bueno e intachable, se lo reconoció Margarita, sin embargo no tiene el carisma, la actitud de candidato luchador que se sabe atrás. Le ayudaría mucho desmarcarse del Gobierno Federal actual, sería su mejor estrategia, pero no puede hacerlo, finalmente lo representa. El tren se le fue en lo que pudo representar su mejor opción para crecer.
  4. En cuanto a Margarita y El Bronco creo que hicieron su chamba, ella sacó provecho de ser la única mujer en la contienda, pero la sentí nerviosa y vacilante en algunas de sus propuestas; él fue sin duda el más disruptivo, con su forma característica y finalmente apostó a decir cosas muy fuera de lugar para volcar las redes sociales con todos los memes posibles con su imagen.

Todos “aguantaron vara” como se dice, me parece que tenemos buenas opciones para elegir al próximo presidente (o presidenta) de México, veremos como evoluciona la campaña y celebro que podamos vivir ejercicios como este que nos permiten tener mayor claridad en una elección determinante.